Elecciones de octubre en Venezuela y Argentina. El jardín de los senderos que se bifurcan.

Noviembre-diciembre de 2017.

El 15 de octubre del presente año se realizaron comicios (estaduales) en la República Bolivariana de Venezuela y también (parlamentarios) en nuestra Argentina. Los resultados no pudieron ser más antagónicos. En la cuna de la revolución desencadenada por Hugo Chávez hace ya casi dos décadas no pudieron la terrible carga de los falsimedios internacionales, la presión económica de la burguesía mundial y vernácula, la desvergonzada acción de los tartufos de la O.E.A., las muy poco sutiles tramoyas de la M.U.D. y todas las estrategias urdidas por el titiritero mayor: el imperialismo Usamericano torcer la voluntad de un pueblo firmemente convencido que el Chavismo es la única perspectiva que defiende simultáneamente la integridad de la patria y los intereses populares. En cambio, en la cunda de los gauchos fue avalado y refrendado el rumbo pro-imperialista impuesto por Macri desde su triunfo electoral en el 2015. Señalemos algunas cuestiones que demuestran el innegable retroceso que significa el actual presidente. Retroceso industrial, estancamiento (o vaciamiento) de Mercosur en cuanto mecanismo de integración, pérdida de conquistas precedentes en más de un septenio, abandono de una política científica propia y de desarrollo satelital son sólo mojones de un camino que beneficia casi en exclusividad al imperialismo y sus cabeceras de puente vernácula.
El elenco gobernante en estos días en la Argentina puede ser caratulado como gobierno de ocupación. Enmascarado entre globos, poses de danza, ministros disfrazados de plantas exóticas brota claramente su cara represiva (el asesinato ilegal de Santiago Maldonado) y su fase de rematadores baratos del patrimonio nacional. En efecto, han puesto los recursos naturales como garantía del demencial endeudamiento del país. ¿Cómo es posible que tamaños cipayos accedan al ejecutivo y además sean refrendados en una compulsa electoral dos años después? Desde la dialéctica del amo y el esclavo de Hegel a las teorías del poder según Max Weber hasta las muy actuales teorías de Zygmunt Bauman vienen en auxilio de quien intentare dar unas respuestas a las preguntas recién enunciadas. Indudablemente que una decisiva y sin tanta pretensión teórica pasa por comprender la claridad del rumbo del pueblo venezolano: defender su integridad patriótica y los intereses populares. Son dos senderos que se bifurcan, un camino emancipatorio y la subordinación colonial al imperialismo.