El Manifiesto Argentino ante la veloz degradación del sistema educativo nacional

Junta Promotora Nacional Ejecutiva de El Manifiesto Argentino:
Mempo Giardinelli, Roberto “Tito” Cossa, Fortunato Mallimaci, Alejandro Mosquera, Emilce Moler, Noé Jitrik, Adrián Paenza, Tununa Mercado, Luis Borda, Andrés Avellaneda, Fernando Basso, Arnaud Iribarne, Julio Rudman (Mendoza), Carlos D. Resio (Misiones), Natalia Porta López, Atilio Fanti (Chaco), Pedro Peretti (Rosario), Mónica Ambort, Graciela Bialet, Jorge Felippa, Juan Pablo Verguilla (Córdoba), Miguel Russo, Graciela Falbo (La Plata) y Carlos Bosch.

Frente al evidente vaciamiento del Ministerio de Educación de la Nación que concreta el gobierno macrista-radical desde finales de 2015, El Manifiesto Argentino repudia la discontinuación de las políticas pedagógicas positivas implementadas desde 2003, así como los despidos y posterior represión ejercidos contra los trabajadores de la Educación.
El Manifiesto Argentino considera a la educación como derecho colectivo en el marco de
procesos institucionales de enseñanza y aprendizaje. Por eso rechaza el reemplazo de pedagogos por gerentes a cargo del Ministerio de Educación, así como la intervención de empresas e instituciones transnacionales en el sistema, el recorte de becas y ayudas y el desmantelamiento del INET, coherente con la actual política de desindustrialización. En consecuencia también se denuncia la inicua creación de una dirección nacional dedicada a la detección y promoción de talentos individuales, así como la instauración positivista de las neurociencias y el énfasis en las condiciones mentales-cerebrales de los alumnos.
El Manifiesto Argentino rechaza el cambio estructural que transforma al Ministerio de Educación en una burocracia que deja de pensar la educación por niveles y modalidades (con lo que ignora la realidad específica de miles de escuelas que hasta ahora contaron con equipos técnicos de especialistas para situaciones pedagógicas concretas) y denuncia que la nueva lógica de funcionamiento desresponsabiliza al Ministerio de la vida cotidiana de las escuelas, los maestros, profesores y estudiantes, que pasan a ser meros sujetos de una modalidad de evaluación que en realidad es de control.
El Manifiesto Argentino propone VOLVER a un SISTEMA EDUCATIVO NACIONAL ÚNICO con validez en toda la república, que garantice que haya una plataforma curricular con una base estructural que conciba contenidos educativos igualitarios en todo el país y que sea organizado en función de las múltiples y complejas realidades de todo el territorio nacional. Y ello sin que implique pérdida de la autonomía administrativa de las jurisdicciones, y garantizando que los recursos económicos que se envíen a las provincias para la aplicación de políticas pedagógicas nacionales se ejecuten con transparencia y sin excepción con ese cargo.
El Manifiesto Argentino propone recuperar y mejorar la política de dotación directa de recursos materiales para la aplicación de las directrices pedagógicas a todo el padrón nacional de escuelas e institutos de formación docente, con envíos sistemáticos anuales de ludotecas, audiovideotecas, libros de texto y otros, kits de materiales para educación técnica, científica, de oficios y de arte, educación física, de tecnología para la tarea educativa, así como de dinero en efectivo para ejecución de mejoras de infraestructura e implementación de proyectos pedagógicos institucionales participativos específicos, con un sistema de compras y distribución transparente que la ciudadanía pueda controlar fácilmente mediante ágiles circuitos administrativos y accesibles herramientas on-line.
El Manifiesto Argentino exige la recuperación plena del Plan Conectar Igualdad, que estimuló el talento de millones de estudiantes, además de que generó tecnología y trabajo argentino. Debe ser política de Estado la distribución de tecnología digital para que todos los estudiantes del país, sin diferencias, tengan acceso a lo que sucede en el mundo.
El Manifiesto Argentino llama a recuperar y ampliar significativamente los contenidos y el espíritu de los programas e iniciativas transversales que mejoraron el sistema en los últimos años: educación sexual, prevención de violencia escolar, plan nacional de lectura, orquestas infantiles y juveniles, ajedrez escolar, educación y memoria de la historia reciente, educación y medios, educación por el arte, centros de actividades infantiles y juveniles en contraturno y días sábados en las escuelas. E integrarlos definitivamente en las currículas hasta sistematizar su implementación más allá de ser hasta ahora optativos.
El Manifiesto Argentino promueve la integración real del sistema bibliotecario escolar con todo el sistema educativo, garantizando la existencia de bibliotecas en todas las escuelas e institutos, así como cargos profesionales, mantenimiento infraestructural, conexión en red y renovación anual de acervos.
Asimismo reclama la recuperación, mejora y universalización del sistema de formación docente virtual, gratuito y en servicio que comenzó con la iniciativa "Nuestra Escuela". Y a la vez propone actualizar los Núcleos de Aprendizaje Prioritario mediante debates participativos, planificando estructuras y contenidos que respeten y promuevan las características identitarias regionales, y a las que cada jurisdicción agregará sus temas prioritarios, garantizándose mecanismos de acompañamiento para todos los estudiantes en todas las escuelas del país.
El Manifiesto Argentino propone diseñar con toda urgencia un sistema propio e identitario de evaluación del funcionamiento de todo el sistema educativo, que no responda a intereses foráneos ni se proponga otros objetivos que la mejora pedagógica para la construcción de un país mejor, pensado y planificado por y para los argentinos.
Y por supuesto El Manifiesto Argentino exige recuperar la paritaria nacional y crear un sistema en el que no haya diferencias en los salarios básicos por el hecho de vivir en diferentes provincias.
En la República Argentina, 5 de febrero de 2017.
Junta Promotora Nacional Ejecutiva de El Manifiesto Argentino:
Mempo Giardinelli, Roberto “Tito” Cossa, Fortunato Mallimaci, Alejandro Mosquera, Emilce Moler, Noé Jitrik, Adrián Paenza, Tununa Mercado, Luis Borda, Andrés Avellaneda, Fernando Basso, Arnaud Iribarne, Julio Rudman (Mendoza), Carlos D. Resio (Misiones), Natalia Porta López, Atilio Fanti (Chaco), Pedro Peretti (Rosario), Mónica Ambort, Graciela Bialet, Jorge Felippa, Juan Pablo Verguilla (Córdoba), Miguel Russo, Graciela Falbo (La Plata) y Carlos Bosch.