El cristianismo, el opio de Honduras

Por Rebeca Sandoval

En la época cuando Francisco Morazán intentaba construir la republica federal centroamericana, la religión jugó un papel muy importante para mostrar de nuestro general una imagen atroz, igual a la imagen de los villanos que aparecen en las películas gringas. Ya que los medios de comunicación masivas aun no eran tan masivas, la única fuente directa de comunicarse era a través de la iglesia, por su contenido religioso y lleno de” amor”, es fácil manipular las convicciones, creencias y valores de todo un pueblo. Y ellos estaban allí... unos con sus sotanas, tratando de destilar santidad, la cual se pierde al ver el aspecto de sus rostros, y la mirada profunda de malas y vanas intenciones. En este tiempo el cristianismo protestante aun no era muy proliferado, este lo trajeron los misioneros extranjeros, principalmente gringos; hoy en día ocupa un lugar muy amplio en la religión cristiana de nuestro país.
Los clérigos de ese entonces, inducían a que el prójimo odiase a su prójimo, por sus ideales y pensamientos de unidad. A veces me pregunto ¿qué pensara el padre de estas cosas? pero bueno... el tiempo fue transcurriendo y con el traía la esclavitud y el conformismo de un pueblo que agachaba la cabeza, que veía con sus propios ojos cómo los extranjeros explotaban nuestros recursos, y como dice la canción de los guaraguao: solo nos van dejando miseria y sudor de obrero.

Los religiosos han gozado de engañar a nuestra gente, que busca desesperadamente que dios les resuelva sus problemas, les saque de la pobreza y les traiga paz.
Ahora ya estamos en el siglo XXI, intentamos levantarnos de un nefasto golpe dado el 28 de junio del 2009; y descubrimos algo ¡SORPRESA! La religión también impulsó este golpe, si ya se... esto no es una sorpresa, ni para honduras, ni para el mundo. En este tiempo fue cuando muchos que estaban dormidos han despertado, y los que creían seguir haciendo de las suyas se fueron de espaldas;
hemos visto como pastores lideres de grandes iglesias protestantes bendecían las armas con que han derramado la sangre inocente de nuestro pueblo, han bendecido a los tiranos que han suprimido a nuestro pueblo de todo tipo de libertad, hablando profecías mentirosas y abominables, fingiendo que dios les habla y les muestra el camino correcto, hemos vistos sacerdotes, padres y cardenal incitando a la violencia, divulgando frente a los canales de televisión que el presidente Zelaya no volviera a su patria, hemos visto a estos, golpear a periodistas porque se sienten incapaces de responder sus simples interrogantes. Pero, ¿qué dicen los feligreses? ¿Qué dice la congregación al respecto? ¿Qué dice el pueblo? como lo dije anteriormente, muchos han despertado, y gran parte de nuestro pueblo abrió los ojos, ahora ya los conocemos; el golpe de estado en su lado más positivo, nos ha mostrado quienes son los verdaderos vende patria.
Estos mismos religiosos que se oponían al regreso del presidente Zelaya y su gabinete de gobierno, también hicieron todo lo posible porque no inscribieran al partido libertad y refundación, LIBRE.
Ahora que ya está inscrito, juzgan los candidatos a ocupar cargos populares, como por ejemplo el desprecio de un miembro del la organización LGTB (lesbianas, gays, transexuales, bisexuales) que es candidato a diputado por el movimiento FRP, del partido LIBRE, al igual que su diputado suplente. Acaso en la biblia dice que es deber de todo cristiano prohibir los derechos de los ciudadanos que eligen diferente, ¿acaso Jesús el Cristo murió por toda la humanidad, menos por estos?
Estas acciones antes mencionadas, no son más que la desesperación de una oligarquía apunto de resquebrajarse en mil pedazos y muy imposible volver a construir.
Nos queda claro que los llamados “elegidos de Dios”, solo defienden los intereses de la oligarquía que les mantiene sus caprichos mundanos; no cabe duda el opio que ha adormecido a nuestro pueblo es el cristianismo.