El asedio imperialista sobre Venezuela.

(Humberto Trompiz Vallés)

Una vez que la entente sino-rusa le cerró las puertas al hegemon yanqui en el mundo euroasiático y en el Medio Oriente, las fuerzas imperialista norteamericanas han decidido atrincherarse en América Latina, buscando apropiarse de sus fuerzas de trabajo y de sus riquezas naturales, con el objetivo expreso de recuperar la tasa de ganancia del capital trasnacional. Sin los recursos naturales de esta región, la explosión de la burbuja financiera que se ha venido incubado en las sociedades del imperio, estallaría con pronósticos apocalípticos para el capital mundial. En consecuencia, el asalto a países de Latinoamérica es parte de la oferta política-Trump para volver a ser grande a la América sajona.

En atención a lo expuesto y tomando en consideración que en Venezuela ha aparecido la más seria amenaza para la supervivencia del capitalismo mundial, personificada en el nacionalismo, el rentismo petrolero, la idea de la Patria Grande, la geopolítica multipolar y la redición de la propuesta socialista, no debemos extrañar que la nueva a administración yanqui pise el acelerador del asedio sobre la patria de Bolívar. En lo que sigue intentaremos reseñar las principales manifestaciones del asedio imperial que se nos vienen encima.

1.- Asedio Económico

La mengua rentística petrolera ocasionada por la caída de los precios petroleros, ha obligado al país a recurrir a los mercados internacionales de capitales, encontrándose con la desagradable sorpresa que las llamada agencias pronosticadoras de riesgos financieros, han degradado la capacidad de pagos del país. Esto se traduce en graves dificultades para la obtención de dinero fresco y al mismo tiempo, los intereses a pagar se han elevado de manera desmesurada. Por otra parte, el gobierno norteamericano en combinación con su banca, han implementado una serie de medidas tendientes a obstaculizar los pagos que nuestro país debe hacer a clientes internacionales, lo que agrava la crisis consumista que acogota a nuestro pueblo. Es inaudito que un país con el nivel de reservas petroleras, de gas, de oro, de coltan y otros minerales estratégicos, deba enfrentar semejante cerco financiero contando con una inmensa solvencia económica.

2.- El Asedio Mediático

Desde el triunfo de la Revolución Bolivariana, se ha venido conformando una internacional mediática con la aviesa intención de sepultar en todas las dimensiones este hermoso proceso de cambio epocal. La prensa derechista de Europa, Norteamérica y Latinoamérica se encadena en perfecta sintonía, a la hora de denigrar de nuestra revolución. La internacional mediática es hoy el gran partido político del capital trasnacional. Para más destalles sobre este tema recomendamos el sesudo análisis del historiador Juan Romero: DE LA INTERNACIONAL DE LAS ESPADAS A LA INTERNACIONAL MEDIÁTICA: LAS AGRESIONES CONTRA AMÉRICA LATINA (www.ciepesvzla.wordpress.com).

3.- El Asedio Militar

El imperio con su brazo armado la OTAN tiene a Venezuela prácticamente cercado en materia militar. Con las bases asentadas en las islas holandesas y en Colombia esta apuntando a los recursos naturales nuestros, representado las más seria amenaza a nuestra soberanía. A todo esto debemos añadirle el peligro que se asoma desde el sur, con el presidente cipayo guyanés, totalmente identificado con el imperialismo.

4.- Al Asedio Ideológico

A partir de la revalorización de las materias primas logradas a comienzos de la Revolución Bolivariana, lo qu obviamente empujó hacia abajo la tasa de ganancia del capital transnacional, desde los centros culturales del imperio se viene vendiendo la tesis según la cual, hacer uso de las riquezas naturales para solventar las necesidades de los pueblos tercermundista, es un exabrupto racional por las siguientes razones:

4.1.-Las riquezas naturales son PATRIMONIO COMUN DE LA HUMANIDAD, por consiguiente, ningún país puede reclamar propiedad sobre las mismas, y mucho menos cobrar emolumentos (renta del suelo) para autorizar la explotación de las mismas. Según dicha doctrina, Venezuela debe entregar libremente los recursos naturales que posee al capital imperialista.

4.2.-Todos país que se afinque en la extracción y exportaciones de sus recursos naturales, está condenado a sufrir le llamada “Enfermedad Holandesa” y/o “Maldición de los Recursos Naturales”; en otras palabras, sustentarse en esta basa material lo que reporta a los países primario-exportadores es una potenciación de la miseria económica y política, por cuanto el extractivismo esteriliza todas las demás actividades productivas y el país pasa a depender de la llamada “economía de puertos”. En lo político, sostiene que todo país extractivita es un pozo de corrupción y autoritarismo, negadores de la verdadera democracia política.

5.- El Asedio Político

Al despuntar la candidatura del Comandante Chávez con la fuerza política que lo llevaría al poder en 1998, las organizaciones políticas del imperio unidas al cipayaje criollo, iniciaron una cruzada para cerrarle el camino a Miraflores y una vez que Chávez se instaló en el poder, comenzó una campaña desestabilizadora que lleva más de diecisiete años, en el empeño de desbarrancar al gobierno bolivariano. Acusaciones de protector de guerrilleros, traficantes de narcóticos y fomentadores del terrorismo, son los estigmas que se le han querido endilgar a muchos funcionarios de la revolución, desde el presidente de la república para abajo. El presidente Obama fue más allá y declaró a Venezuela “peligro inusual para la seguridad nacional de los EUA”. Lo último en esta materia ha sido la calificación de traficante de drogas que se le ha hecho al Vicepresidente de la república.

Este asedio político foráneo se complementa con la aviesa intención de la oposición venezolana de desalojar del poder al presidente Maduro y con la actitud política infantil de tonto útil del llamado “chavismo crítico” y de los ex funcionarios chavistas DESTETADOS, quienes mientras fueron gobierno, resultaron incapaces de correr aunque fuera un centímetro la frontera hacia el socialismo.

Frente a semejante estado de guerra asimétrica, todos los venezolanos nacionalistas, sin distinción de raza, credo y religión, debemos cerrar filas con el presidente Maduro, tal cual como lo están haciendo los mexicanos con el criticado Peña Nieto, ante los ataque arteros del presidente Trump. La defensa de nuestras riquezas territoriales nos incumbe a todos los nacidos en la tierra de Bolívar y Chávez.

htrompizvalles@gmail.com

Publicación Barómetro 27-02-17

Los contenidos de los análisis publicados por Barómetro Internacional, son responsabilidad de los autores