E.E.U.U. LA VIOLENCIA CAPITALISTA...¡ESA SI ES VIOLENCIA!

(Dr. Néstor García Iturbe)

3 de junio del 2018.

Recientemente escribí un artículo donde hacía referencia a El Manifiesto Comunista, escrito por Carlos Marx y Federico Engels, en el cual destacaba una frase del famoso documento, en la que se planteaba “Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Las clases dominantes pueden temblar ante una Revolución Comunista.”

Algunos me señalaron que hablé de la “violencia” y estaba desenterrando el “hacha de la guerra”. Yo les pregunté a esos compañeros que ¿Cuándo el capitalismo había enterrado el hacha de la guerra? Que si éramos nosotros los únicos que la habíamos enterrado.

Si analizamos la actuación de Estados Unidos en América Latina y tomamos como referencia algunos de los momentos en que dicho país, con el “hacha de la guerra” en la mano arremetió contra países hermanos, no podemos pasar por alto el sangriento derrocamiento de Jacobo Arbenz en Guatemala y la ola represiva y de asesinatos, que se desarrolló a continuación, la cual todavía en nuestros días sigue poniendose de manifiesto.

La invasión contra República Dominicana para derrocar a Caamaño. Con el “hacha de la guerra” en mano, masacraron una buena parte de los que luchaban por la independencia nacional, que eran miles. El presidente Lyndon Johnson, de Estados Unidos, justificó la acción diciendo que su país no podía permitir que “irresponsablemente”, un país latinoamericano implantara el comunismo.

La fallida invasión por Bahía de Cochinos, donde Estados Unidos utilizó además de fuerzas mercenarias, tanques, bazookas, paracaidistas, aviones, bombas de napalm y otros medios, fue un buen ejemplo de utilizar el “hacha de la guerra “, en función de tratar de derrocar un gobierno que no se plegaba a sus designios.

El sanguinario golpe de estado en Chile, que costó la vida a Salvador Allende y miles de chilenos, utilizó todos los medios disponibles, tropas, aviones y tanques, para atacar con el “hacha de la guerra” el Palacio de la Moneda y aniquilar un gobierno constitucional elegido por el pueblo. Las acciones contra Panamá y Honduras son otro vivo ejemplo de cómo Estados Unidos continua utilizando este instrumento.

El “hacha de la guerra” se ha puesto de manifiesto más recientemente en las acciones organizadas y financiadas por Estados Unidos contra los pueblos de Venezuela y Nicaragua. Estas acciones, tratan de promover la “ingobernabilidad” con disturbios sociales, para justificar una intervención militar en ambos países y derrocar a los gobiernos constitucionalmente instaurados, gobiernos que se distinguen `por la defensa de la independencia y la soberanía de sus pueblos.

Cuba está incluida en la lista de los países contra los que Estados Unidos trabaja para cambiar el régimen social establecido, para

llevarla de regreso al capitalismo. Se ha estado utilizando la subversión política ideológica en ese empeño, pero algunos en Washington consideran que eso demorará mucho tiempo, entienden que la oposición ha crecido y se ha fortalecido y es menester utilizar el “ hacha de la guerra” de la misma forma que ya se utiliza en Venezuela y Nicaragua, desobediencia civil, disturbios sociales y otros. Una operación simultánea en los tres países para impedir que estos se ayuden entre si.

Pudiéramos también decir que el “hacha de la guerra” se está utilizando en Colombia para asesinar ex guerrilleros y líderes campesinos, al igual que en México, para que toda una serie de personas postuladas en las próximas elecciones y cuyo interés manifiesto ha sido el de defender los derechos del pueblo mexicano, son asesinadas diariamente.

¿Cuál de los dos bandos enterró el “hacha de la guerra”?

Jesús, en El Sermón de la Montaña, (Mateo 5:39), planteó: “No resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra.”

Según lo publicado en Temas actuales De la Vida Cristiana por el teólogo Miguel Ángel Fuentes, al plantear esto Jesucristo tomó por tema la ley del talión, que se hallaba formulada en la ley judía: “habéis oído –en las lecturas y explicaciones sinagogales– que se dijo (a los antiguos): ojo por ojo y diente por diente” (cf. Manuel de Tuya, Biblia comentada, BAC, Madrid 1964, pp. 119-122). Lo que Cristo trata de trasladar a sus discípulos es el espíritu generoso de caridad que han de tener en la práctica misma de la justicia, en lo que, por hipótesis, se puede reclamar en derecho.

Sobre esto también dejó una enseñanza Santo Tomás de Aquino, cuando trató el tema de la legítima defensa y dijo:

La doctrina católica está expuesta en el Catecismo nn. 2263-2267: “La legítima defensa de las personas y las sociedades no es una excepción a la prohibición de la muerte del inocente que constituye el homicidio voluntario. ‘La acción de defenderse puede entrañar un doble efecto: el uno es la conservación de la propia vida; el otro, la muerte del agresor... solamente es querido el uno; el otro, no’

El amor a sí mismo constituye un principio fundamental de la moralidad. Es, por tanto, legítimo, hacer respetar el propio derecho a la vida. El que defiende su vida no es culpable de homicidio, incluso cuando se ve obligado a asestar a su agresor un golpe mortal: ‘Si para defenderse se ejerce una violencia mayor que la necesaria, se trataría de una acción ilícita. Pero si se rechaza la violencia en forma mesurada, la acción sería lícita... y no es necesario para la salvación que se omita este acto de protección mesurada a fin de evitar matar al otro, pues es mayor la obligación que se tiene de velar por la propia vida, que por la de otro’

La legítima defensa puede ser no solamente un derecho, sino un deber grave, para el que es responsable de la vida de otro, del bien común de la familia o de la sociedad”.

La violencia ha sido un instrumento adecuado para derrocar el orden social existente, como se establece en el Manifiesto comunista.

A la violencia de España, durante nuestros años de lucha por la independencia de Cuba, respondió el Ejercito Mambí y fue Maceo el que dijo que el que intentara apoderarse de Cuba recogería el polvo de su suelo anegado en sangre, si no perecía en a lucha.

A la violencia de la dictadura de Batista, apoyada por Estados Unidos, que costó la vida a más de 20,000 cubanos, respondió valientemente nuestro pueblo luchando en las montañas y las ciudades, hasta lograr el triunfo revolucionario, ese que dijeron Marx y Engels haría temblar a las clases dominantes.

Otro que mencionó la necesidad de la violencia fue el Che, cuando en su Mensaje a la Revista Tricontinental planteó:

“En cualquier lugar que nos sorprenda la muerte, bienvenida sea, siempre que ése, nuestro grito de guerra, haya llegado hasta un oído receptivo, y otra mano se tienda para empuñar nuestras armas, y otros hombres se apresten a entonar los cantos luctuosos con tableteo de ametralladoras y nuevos gritos de guerra y de victoria.”

En nuestras escuelas, diariamente, los niños antes de entrar a clase plantean la consigna:

“Pioneros por el Comunismo, seremos como el Che”

Es hora de que los pueblos de América Latina repitan y pongan en práctica otra consigna:

“Seamos como el Che”