Dos poemas.

NUEVO BRILLO
a Oswaldo Reynoso
Al mismo eterno sol
oh alma centellante!
Charles Baudelaire

I
La placentera brisa a la puesta de la
Verde florescencia
Nos hace abrir de manera profunda los ojos
Percibimos pujante al amanecer
El vocerío vivaz de la multitud
Agitando el nuevo brillo de grandes estaciones

Y en este oasis a diario me encuentro
Con tu beso de mamá matinal
Entre los hermanos del agua y la tierra originaria
Buscando obsesionado en las páginas
Espléndidas de boscosa odisea
A mujeres y hombres encumbrados
Por las más increíbles hazañas

II
He visto durante muchos años
La carne y el élan de la mar brava
Pero son los deltas esmerilados
De las rutas del sufrimiento
Los que nos ponen frente a frente
Con la clave musical
Con las que se afilan las lanzas del espíritu

Oh! Nacionalidades Amazónicas
Oh! lozana germinación del relámpago

A través de la espesura de la sangre y el fuego
Saludo vuestra grandeza
Templada al arco libertario
Saludo los sagrados derroteros
Donde se enhebra
La luz
Con los cimientos de tiempos dolorosos

III

Nosotros como todos los condenados por el capital
Recorremos los estuarios
Preguntando por nuestros desaparecidos

Beberemos a su salud venidera
La tarde azulgrana
En que la divertida ronda infantil
De todos nuestros niños/ Nos diga:
Nada fue en vano
Bien valió el sacrificio de la siembra

Y las grandes narraciones de los visionarios
Y todo lo mágico y viviente
Nos mostrarán las ensenadas
Por donde hemos de pasar
Hasta llegar
A la orilla esencial
Alumbrados
Con el nuevo brillo montaraz
De la cantuta
Cuando abrió la ventana del arco arborescente.

Manuel Mosquera

AMANECER

Me quedé embelesado

Las aguas y el cielo

Brillaban

Mientras un ave cantaba

Melodías que me hicieron suspirar

Manuel Mosquera...