CUADERNO DE LA IZQUIERDA NACIONAL Nº52.

(2007-2014)

DIRECTOR: ALBERTO J. FRANZOIA

EDITOR: RAÚL ISMAN
AÑO 3 - 2014

Para ver el índice general desde http://www.redaccionpopular.com/articulo/indice-general-del-cuaderno-de-...

OCTUBRE DE 2014

Cuaderno nº52 (octubre 22 de 2014)

I. Editorial. Así despedíamos a Néstor hace cuatro años. Por Alberto J. Franzoia

II. Apuntes sobre colonización pedagógica. Por Juan Carlos Jara

III. Y si hablamos de José Hernández? Por Rubén Lombardi

IV. Video. El 17 de octubre en la genial mirada de Leonardo Favio. (Fragmento de “Perón, sinfonía del sentimiento”)

V. Correo de lectores

****************

****************************************************************************

I. EDITORIAL

ASÍ DESPEDIMOS A NESTOR HACE CUATRO AÑOS

(Publicado originalmente el 28 de octubre de 2010)

Por Alberto J. Franzoia

La censista ingresó a mi hogar cerca de las 9.30. A los pocos minutos la entrevista con cuestionario había concluido. Me preparé un café y, cosa que nunca hago en las mañanas aún de días no laborables, decidí encender la tele porque tuve un vago presentimiento: podía haber alguna noticia importante. Algunos se burlan, con aires de seres que sólo transitan por las rutas de la racionalidad absoluta, de esa cosa “extraña” que el hombre simple llama “corazonada”. Sin embargo, como no me gusta posar de lo que no soy, diré que tengo corazonadas con cierta frecuencia. Qué explicación científica le puedo dar al tema, es muy sencillo: definitivamente NINGUNA. Sólo me pasa y así las vivo.

Eran las 10 de la mañana cuando enciendo la tele y aparece en el canal 26, pone en una franja inferior a lo largo de toda la pantalla y en letras grandes: MURIÓ NÉSTOR KIRCHNER. Pensé: qué canal de mierda, seguro Néstor tuvo otro problema de salud. Rápidamente pasé al canal 4 (Crónica), y otro cartel aún más grande decía algo similar. ¡Mentira, turros! Pasé a C5N, otra vez lo mismo. Desesperado fui a la televisión pública, ellos no nos pueden mentir pensé. Y lo que a esa altura empezaba a temer se confirmó. Luego comprobé por los dichos de demasiados compañeros que mi reacción desconfiada fue una constante. Por qué será que no le creemos a los medios “independientes”? Pero lamentablemente era cierto, lo confirmaba nuestro canal: el compañero Néstor Kirchner había muerto

Sí, así es, murió el hombre que les devolvió a muchos compañeros con historia militante las ganas de volver a involucrarse en política, y a tantos jóvenes el deseo de acercarse por primera vez a ella. Todo eso parecía imposible cuando en 2001, hartos de tantos años de democracia liberal (esa que se llena la boca de república pero que no le pude cambiar la vida a nadie que realmente lo necesite), muchos jóvenes, mujeres y hombres de nuestra Patria salieron a las calles con la consigna "que se vayan todos”. Todos ya habían gobernado. Los radicales (ortodoxos, lilistas o cobistas) que desde la desaparición de Hipólito Yrigoyen, más precisamente desde el inicio de la primera década infame, se hicieron demasiado amigos de los que mandan, por lo que no se rompieron como aconsejaba Alem porque en realidad hace rato practican el arte de doblarse para permanecer junto al poder. Los “peronistas” (menemistas, duhaldistas y ahora disidentes o federales) que durante la segunda década infame sellaron con el abrazo Menem-Rojas el símbolo de una claudicación mal ocultada. Y, desde ya, el liberalismo conservador, que como no puede llegar al gobierno de la Nación desde hace décadas por sus propios medios a través de la vía democrática, hoy se dedica a infiltrar las filas de partidos votables o intenta construir alianzas con ellos.

Murió el candidato que llegó con un porcentaje insustancial de votos, el que fue presentado por los medios como un Chirolita de Duhalde, pero que pronto se convirtió, para sorpresa de propios y extraños, en el conductor indiscutido y consensuado por el pueblo para gestar la transformación de contenido nacional y popular más importante de la historia argentina después de 1955. Proceso que continúa Cristina, hasta ayer con la plena colaboración de Néstor.

Murió el compañero que anunció el mismo día en el que le colocaron la banda presidencial que no iba a dejar sus convicciones en las puertas de la Rosada. Seguramente no pudo hacer todo lo que pretendía en cuatro años, pero sus sueños encontraron continuidad en la compañera de toda su vida, y estoy convencido de que se hubiesen profundizado aún más si volvía al gobierno en 2011. Esto último no era un sueño, porque Néstor y Cristina supieron remontar un período adverso que se desató durante el mal manejo de la Resolución 125, y contra todos los pronósticos seudocientíficos (construidos por los chantas que circulan por la tele camuflados de investigadores) se podía inferir en la atmósfera más reciente de los sectores populares y fracciones de las capas medias que era el candidato con mayor intención de voto.

Murió un tipo sencillo, que habló con lenguaje llano llegando a todos. De gesto campechano, sonrisa fácil, saco cruzado siempre desprendido, frecuentador de besos y abrazos con su pueblo. Aliado de trabajadores, desocupados y gobiernos populares de la Patria Grande, en la que definitivamente creyó y por eso ayudó a construirla. Un duro con quienes hay que serlo, con los oligarcas y representantes del capital imperialista, con lo enemigos del pueblo y de la liberación latinoamericana... Exactamente al revés de lo que suelen practicar nuestros políticos de la oposición, los mismos que quieren regresar confiados en la supuesta amnesia de los simples.

Murió un político que también cometió errores, sobre todo a la hora de construir alianzas y buscar consensos allí donde son imprescindibles para gestar una relación de fuerzas más favorable: dentro del amplio espectro nacional y popular. La presencia de algunos personajes liberales (ortodoxos, menemistas, cobistas y yerbas similares), la mayoría de los cuales pasan a ser opositores al otro día de abandonar el gobierno (o incluso cuando no lo quieren abandonar como fue el caso de Martín Redrado y como lo es hasta la fecha el nefasto vicepresidente Cobos) forman parte de la forma de construir que ha tenido la corriente peronista (la única visible hoy por hoy reivindicable) que conducía hasta ayer el compañero desaparecido.

Sin embargo aún en el error Néstor fue leal a sus convicciones, nunca las traicionó. A veces despiadadamente frontal sí, pero siempre un compañero confiable a la hora de responder a las necesidades de su pueblo. En el campo opositor no le perdonan por izquierda todo lo que no hizo, pero, y este no es un dato menor para aquellos que hacen política, por derecha no le perdonaron todo lo que sí hizo. En este momento de inmensa tristeza y de grandes incógnitas para el futuro de la Patria sería bueno que algunos opositores salidos de las filas nacionales y populares reflexionaran acerca de una llamativa paradoja: por qué Néstor fue tan odiado por los hipócritas (como bien los definió Diego Maradona) que ahora se pasean delante de cámaras y micrófonos como seres acongojados por su muerte, y por qué razón simultáneamente opuesta a la anterior tantos miles de trabajadores, intelectuales y artistas del campo popular y presidentes de la Patria Grande revolucionaria (como Chávez, Evo Morales o Correa) manifiestan tan sincero dolor.

Dijo el compañero Norberto Galasso:

“Su repentina muerte acongoja profundamente al pueblo argentino al que interpretó en su esfuerzo por recuperarse y buscar un futuro promisorio, dejando todas sus fuerzas en una lucha incesante, aun conociendo la gravedad de su dolencia. En esta hora excepcional de la Argentina y América latina, el fallecimiento de un líder político como él constituye una verdadera tragedia, pues se lo necesitaba para continuar avanzando en pos de la liberación. Como él hubiera querido, hay que redoblar fuerzas para sostener a Cristina, acompañándola en su dolor y dándole el multiplicado apoyo para continuar en la senda que trazaron junto a las mayorías populares de la Argentina y de América latina”.

Cierro estas palabras escritas desde la tristeza más profunda con un sincero pensamiento del actor Arturo Bonin que es también mío: “Yo siempre digo que fue el primer presidente que ‘no voté y no me defraudó“. Debo decir que Néstor me dejó con las ganas inmensas de votarlo, la primera vez como opción ante el menemismo en 2003 (ya que pensaba darle mi voto en una segunda vuelta que nunca se concretó por abandono del innombrable riojano), pero lo peor es que tampoco podré hacerlo, ahora por convicción, en 2011. A veces la vida nos deja esa sensación amarga de un deseo no concretado, en este caso sin embargo tiene remedio, porque estará Cristina para canalizar millones de convicciones similares a la mía. Porque eso es lo que queremos, que ella sea la garantía para continuar un modelo alternativo para consolidar la liberación nacional y social junto a la Patria Grande. Ahora más que nunca el proyecto que empezó con Néstor, y en el cual se le fue la vida, vive en la compañera Cristina.

La Plata, 22 de octubre de 2014

*****************************************************************

*****************************************************************

II. APUNTES SOBRE COLONIZACION PEDAGOGICA

Por Juan Carlos Jara

Si algunas declaraciones y posturas de políticos, economistas y periodistas de la oposición, a raíz del meneado fallo del Juez Griesa, pueden parecernos insólitas, por no decir francamente entreguistas, no lo es menos el hecho de que buena parte de ese claudicante discurso haya también calado hondo en ciertos sectores populares y, ay, no sólo de las capas medias de nuestro país.

Decía Perón en octubre de 1944: “Oímos hablar a menudo de que hay que recuperar la luz eléctrica, los bancos y otras cosas; pero yo digo que en primer término, hay que recuperar a los hombres que se han perdido para la buena causa”. (Citado por Osvaldo Guglielmino en “Pedagogía de la Emancipación, pedagogía para la Liberación”, 1985, p. 17).

Dicho en otras palabras, de lo que se trataba y aún se trata es de recuperar la conciencia nacional argentina, nuestra identidad como país soberano y desechar el sentimiento de minusvalía cultural, política, económica, incluso étnica, que nos han sabido inculcar tantos y tantos años de educación mitrosarmientina, enciclopédicamente desdeñosa de todo lo que tuviera sello propio, argentino y latinoamericano.

Porque ¿de qué vale, por ejemplo, abominar de las privatizaciones de los 90 (lo que está muy bien, desde luego) si nosotros mismos, en nuestro fuero interno, no estamos convencidos de que el apotegma spenceriano de que el estado es mal administrador constituye una pura falacia imperialista?

¿De qué sirve crear instituciones que supuestamente abogan por la asunción de una imprescindible conciencia de patria si no sabemos distinguir entre réprobos y elegidos y las ponemos en manos de hombres que hace largamente se han “perdido para la buena causa?

¿Cuál es el sentido, en fin, de emprender una batalla cultural, ciertamente imprescindible, enarbolando continuas banderas blancas, como si se pudiera pactar con un enemigo agazapado y presto para darnos un nuevo zarpazo en cuanto las circunstancias se lo permitan?

Entrar a la lucha con “el cerebro marchito y el corazón intimidado”, como decía el mismo Perón, es entrar derrotados de antemano.

Y, cabría preguntarse ¿quién ha marchitado nuestros cerebros e intimidado nuestro corazón? La respuesta es clara: el sistema pedagógico de la dependencia -como lo llamaba Guglielmino-, presente no sólo en la educación impartida desde escuelas y cátedras universitarias sino muy especialmente desde los poderosos medios masivos de comunicación. Ese sistema educativo abstracto, eurocéntrico, constructor de un “sentido común” que se complace en denigrar lo propio y exaltar lo ajeno metropolitano ya obtenía su mejor definición en el siglo XIX en estas palabras de Sarmiento: “Para los hombres eminentes de Europa, la formación de las teorías; para nosotros, los resultados clasificados ya. En Europa está el taller en que se fabrican los artefactos; aquí se aceptan, se aplican a las necesidades de la vida”. (Chile, 1843).

La consabida claridad y ruda franqueza del Padre del Aula nos ilumina el panorama: la división internacional del trabajo incluía también el orbe de la cultura. Así como Europa era la fábrica y nosotros su pródiga granja, en materia espiritual debíamos ser sumisos receptores del pensamiento “civilizador” europeo. Ellos, franceses y británicos primordialmente, creaban cultura y nosotros debíamos adoptar, sin examen previo, esa cultura importada por nuestra colonizada intelligentzia. La famosa frase sarmientina de “educar al soberano”, por tanto, no entrañaba otra cosa que educarlo para la obediencia, para la subordinación ciega a cánones de todo orden (políticos, culturales, económicos) llegados a estas playas con el último paquebote de ultramar.

Sinteticemos en algunos pocos puntos los rasgos más salientes del sistema pedagógico de la dependencia:

1-Divorcio entre el contenido de la enseñanza y los problemas reales del país, su historia y sus necesidades concretas. Esa desconexión entre enseñanza y realidad circundante es causa no desdeñable del desinterés estudiantil. “De ahí que – como apuntara Methol Ferré-nuestra intelectualidad piense más desde 'soluciones' que desde problemas”. (“La crisis del Uruguay”, 1959; p.14). La debilidad de nuestro capitalismo inficionado de cultura imperial produce el sentido de automenosprecio y admiración del colonizado, propio de nuestros intelectuales y sus clases altas. (El concepto es también de Methol).

2-Identificación de la cultura euroyanqui con la cultura universal. Ya en los años 30 Scalabrini Ortiz alertaba sobre el peligro de “norteamericanización” de nuestra juventud. Y algunos años antes, en un poema, el joven Borges lanzaba similar advertencia: “Quiero el tiempo hecho plaza./ No el día picaneado por los relojes yanquis /sino el día que miden despacito los mates”.

3-Sustitución de la creación (punto básico de toda cultura) por la imitación, la mera copia de métodos y contenidos, lo que se traduce en “el anhelo lacayuno de conducir como pajes las colas de musas extranjeras”, como decía gráficamente Rufino Blanco Fombona.

4-Pertinacia en trabajar con abstracciones y conceptos pretendidamente universales. Se nos inculcan valores como libertad, democracia, paz, derechos humanos, pero vaciados de contenido concreto, olvidando que lo que en algunos lugares y latitudes emancipa, en otros puede anular o inmovilizar.

5-Autodenigración y derrotismo. La pedagogía dependiente lleva a considerarnos “país de segunda”, cuando no “de cuarta”, a resignarnos a nuestra situación, a sentirnos derrotados antes de iniciar la lucha. Así el mitrismo historiográfico destaca el renunciamiento de San Martín y su muerte lejos de la patria pero se minimiza el hecho de que, aun anciano y enfermo, ofreció su espada a Rosas para enfrentar el bloqueo anglofrancés. No es extraño entonces, ya en el ámbito latinoamericano, que, como bien apunta Abelardo Ramos, cuando Gabriel Garcia Márquez se decida a escribir una novela sobre Bolívar (“El general en su laberinto”) elija como etapa novelable los últimos días del Libertador, es decir los de su decepción y su derrota (“he arado en el mar”) en lugar de abordar los años brillantes de sus grandes triunfos a paso de vencedor.

Scalabrini solía citar esta certera frase de un mariscal alemán: “se vence al enemigo no destruyéndolo a él, sino destruyendo sus esperanzas de vencer”. El sistema pedagógico de la dependencia trabaja en ese mismo sentido. Dejarnos ganar por el desaliento y el escepticismo es el mejor favor que podemos hacerle al imperialismo depredador y a sus innumerables servidores con cama adentro.

***********************************************************

***********************************************************

III. PROFUNDIZANDO LA SOBERANIA

Del Arsat a Scalabrini Ortiz. De la Vuelta de Obligado al Pampa Azul

Por Germán Epelbaum

Hace casi un año tuve la oportunidad de escribir un artículo en mención al “Día de la Soberanía”. En este argumentaba que la idea actual de soberanía nacional, una de nuestras banderas históricas, no se terminaba sólo con la extensión de nuestro Estado Nacional sobre todo nuestro suelo y con la bandera argentina flameando en él sino que es mucho más compleja y que atraviesa cada vez más aristas.

Hoy, hablar de soberanía implica el dominio sobre la extensión territorial, pero también sobre nuestros mares, cielos y espacio exterior. Implica ser dueños y conducir el destino de nuestros recursos y también de nuestras finanzas, gestionar nuestra conectividad virtual y material. Implica poder tomar decisiones propias sin la amenaza de que salirnos de la correa impuesta por el imperio del norte pueda ocasionarnos una sanción que paralice a todo un país con sólo apretar un botón a miles de kilómetros.

El gobierno nacional ha comprendido la centralidad de la defensa y profundización de la soberanía. El proyecto Pampa Azul así lo demuestra al permitirnos ejercer un verdadero dominio sobre nuestros mares. Las aguas argentinas le ofrecen a quien pueda explotarlas muchas más riquezas en minerales, alimentos, petróleo y componentes para la industria farmacéutica que lo que muchos piensan. Nuestras riquezas marítimas aun no aprovechadas son inimaginables, de mucha mayor valía que las que pueden extraerse del territorio continental. La zoncera actual que afirma que “todos vivimos del campo” se vuelve más absurda cuanto más conocemos otras potencialidades propias.

Por otro lado, el acceso al agua dulce, el dominio sobre la Antártida Argentina y el paso bioceánico del sur también se encuentran bajo amenaza letal, de no continuar profundizando nuestra presencia Austral. Contrario a quienes afirman, en otra estúpida zoncera, que las Malvinas no tienen utilidad para el país; estas nos darían acceso a un oasis estratégico invaluable, el cual debemos recuperar a toda costa. Es la disputa territorial más importante del mundo, con más de 5 millones de kilómetros cuadrados de posesión, acceso a la Antártida, al 40% del agua dulce que resta en el mundo, al petróleo del mar y otras tantas riquezas.

La dominación imperial que fundamenta la usurpación de Malvinas pareciera centrarse en amenaza de violencia sobre América Latina, que es la enorme base militar de la OTAN en Monte Pleasount, pero también se da de otras formas. Nuestro mar está invadido por boyas británicas de última generación que investigan incesantemente nuestros recursos junto con la temperatura del agua, corrientes marítimas y demás. La Antártida se encuentra bajo observación radarizada por Estados Unidos y las comunicaciones satelitales en el país hasta hace tiempo quedaban en manos de un satélite extranjero alquilado a privados.

En ese sentido, el lanzamiento del ARSAT 1, logrará cuando esté en su posición de operación, dotarnos de más y más soberanía. Ya no tendremos que pagar leoninas cifras para que terceros gestionen parte de nuestras comunicaciones. Podremos asegurar nuestras posiciones espaciales sin riesgo de perderlas y condicionará a las multinacionales de comunicación a ofrecer un servicio mejor.

El patetismo que señalara alguna vez Scalabrini Ortiz sobre cómo los ferrocarriles –nuestras venas de hierro- eran usufructuados por el capital inglés al servicio de foráneos intereses se vio replicado una y mil veces más. Aviones, recursos, finanzas y comunicaciones eran puestos al servicio de la ganancia y grandeza externas. La proeza de quienes participaron en la batalla de la Vuelta de Obligado quedó trunca cuando los mercachifles de productos importados nos vendían hasta los mates de afuera y desde el FMI dictaban nuestro presupuesto educativo.

Hoy el ARSAT 1, el primero de tres satélites propios, ya está en el espacio. El Operativo Pampa Azul es una realidad y aviones estatales surcan nuestro cielo conectando argentinos. Mientras, Zamba enseña nuestra historia propia desde Paka Paka y en Tandanor reparamos nuestros submarinos.

Queda mucho por hacer, probablemente más de lo que se hizo aun. Pero el camino es este, y debe ser una política de estado para cualquier gobierno futuro. No podemos permitir más entregas al imperio. Debemos seguir predicando la bandera de nuestra soberanía profunda con ideas y con hechos, para que cada uno de nosotros pueda dignamente defender la Bandera Nacional.

****************************************************************

*****************************************************************************

IV. ¿Y SI HABLAMOS DE JOSE HERNANDEZ?

Por Rubén Lombardi

Falta un mes para recordar el natalicio del poeta y menos dias para evocar su muerte.
Se nos han ocultado algunos aspectos del autor del MARTIN FIERRO. Fue un escritor genial, que duda cabe. Autor del gran poema gauchesco que canto como nadie la independencia, el estoicismo y el coraje del hombre de nuestras pampas; permanecio estancado en la casi exclusiva fama de su obra cumbre, en una de las tantas tergiversaciones de los contenidos doctrinarios que se nos introdujo en las escuelas.
Pero un dia, indudablemente de la mano del Revisionismo Historico, los argentinos se empezaron a preguntar ¿Que clase de ciudadano albergaba al Hernandez poeta?
Repasemos someramente: Habia nacido en 1834 ( años rosistas) en la chacra de Perdriel de la familia Pueyrredon, por linea materna. Alli heredo la influencia ideologica liberal. Pero enviado un par de veces a vivir al campo, pese a su rechazo a ,los metodos duros de la MAZORCA punzo, valoro con los años esa realidad feliz para el campesinado criollo: " Yo he conocido esta tierra en que el paisano vivia, y su ranchito tenia y sus hijos y mujer...Era una delicia el ver como pasaba sus dias"..."Y sentao junto al jogon a esperar que venga el dia, al cimarron se prendia hasta ponerse rechoncho, mientras su china dormia tapadita con su poncho".

Pasado Caseros observo las 2 caras del liberalismo triunfante: Uno, el que recluido en la egoista Ciudad-Puerto se apodero de la vitalidad del resto del pais y se entrego al encandilamiento de las luces y capitales europeos.
El otro, el amor a los derechos autoctonos, defensores de los elementos constitutivos de la expresion nativa.
Alla la CIVILIZACION extranjerizante y portuaria. Aca, la BARBARIE federal y nacional, en la que se enrolo sin vueltas.
Admiro a Alberdi, apoyo la causa urquicista ( en tanto esperanza provinciana de Organizacion nacional mas equitativa) y combatio fusil en mano en Cepeda ( 1859) cuando el General entrerriano batio a Mitre.
Pavon lo enmudecio, o poco menos. Como todas las provincias federales se decepciono inmensamente con don Justo Jose y su inexplicable retirada del campo de batalla.
El vil asesinato del Chacho Peñaloza ( 1863) por el mitrosarmientismo triunfante, ante la glaciar indiferencia de Urquiza acentuo sus perfiles politicos combativos. Cuando estallo la Guerra contra el hermano Paraguay, se puso decididamente en favor del Mariscal Solano Lopez, a cuyo ataque veia una mera excusa para llevar la ensangrentada mano del exclusivismo del Puerto al aniquilamiento de la dignidad de un pueblo NUESTRO.
Se unio despues a LOPEZ JORDAN cuando este noble jefe montielero se rebelo a su historico general superior. La muerte de este ultimo en abril de 1870, lejos arranco en el gran poeta federal lacrimogenas palabras de ocasion. Por el contrario festejo la desaparicion de aquel a quien califico como JEFE TRAIDOR, seguido de condenables calificativos.

Pero con la llegada a la Presidencia del tucumano AVELLANEDA ( 1874) estimo que debia hacer un alto en la lucha. Se afilio al Autonomismo oficial aceptando la propuesta conciliatoria, y despues al PAN que albergo el arribo del roquismo al poder. Son los años en que el canto de rebeldia del gaucho perseguido narrado en la IDA del Martin Fierro, cede espacio al personaje que se siente convocado a participar de una etapa esperanzadora. Espiritu que impregna LA VUELTA. Tiempos en que los sobrevivientes gauchos deciden dejar el exilio en las Tolderias y volver a la "Civilizacion". El roquismo abate al mitrismo oligarquico, nacionaliza la capital historica de la Argentina, comparte rentas porteñas, unifica monedas y creditos internos.
La rapida integracion de esa Generacion del 80 al "Regimen falaz y descreido" fue una desdicha nacional que no invalida los conceptos antedichos.
" El que obedeciendo vive nunca tiene suerte blanda, mas con su soberbia agranda el rigor en que padece. Obedezca el que obedece y sera bueno el que manda".
Eran palabras fuertes que nos suenan a resignacion. Despedida a los bravos y heroicos años de la Patria Criolla. Se aproximaban tiempos de transicion. En breve, un nuevo instrumento del pueblo se originaria en el seno de la vieja CONFEDERACION ARGENTINA, pero ahora mezclada con la sangre rica de los hijos de las primeras oleadas de inmigrantes, rudos pero laboriosos, que habitaron nuestra tierra. Jose Hernandez no pudo ser testigo de este fenomeno extraordinario que fue el Yrigoyenismo. Apenas si asistio a la paulatina integracion de sus correligionarios autonomistas con la vieja oligarquia portuaria y bonaerense contra la que habia luchado con la pluma y la espada en sus años mozos.
Murio nuestro hombre el 21 de octubre de 1886.
Tampoco vio como del seno de esa misma clase social parasitaria modificaban su opinion hacia el gaucho, exaltando su nobleza pero superficialmente. Es que esos flamantes elogios en voz alta no se acompañaban con la superacion de la marginacion y explotacion ejercitados sobre el sujeto rural de carne y hueso.
El introductor de la revalorizacion señalada fue otro poeta, Leopoldo Lugones, fino deambulador de cuanta ideologia daba vueltas, en su busqueda afanosa por una Patria en donde las masas no estaban presentes. Pero lo hizo al solo efecto de contraponerlo nominalmente al inmigrante portador de ideas sociales y laborales cuestionadoras del Viejo Orden Oligarquico.
En realidad, el gaucho peon de campo tuvo que esperar 60 años mas para ver protegidos realmente buena parte de sus intereses, con el ESTATUTO DEL PEON de campo, la Ley de Arrendamientos y aparcerias Rurales y los baratisimos y abundantes creditos peronistas que facilito la radicacion en zonas rurales de millares de colonos.

*********************************************************************

**********************************************************

V. EL 17 DE OCTUBRE EN LA GENIAL MIRADA DE LEONARDO FAVIO (FRAGMENTE DE “PERON SINFONIA EL SENTIMIENTO”)

https://www.youtube.com/watch?v=qfzidGL_6Qg#!

**********************************************************************

**********************************************************************

VI. CORREO DE LECTORES