Corea: No hay diálogo con ilusionistas ni matones.

(Jorge Luis Ubertalli Ombrelli)

16/5/2018

Hace unos pocos días, y ante el doble rasero aplicado por Corea del Sur y su ‘aliado’ EE.UU. en cuanto al diálogo con la RPDC, quien esto escribe observaba:

“¿Es posible un diálogo entre uno y otro contendiente, cuando uno, recurriendo a su ‘aliado’ imperial extrarregional, proseguirá sus ejercicios militares conjuntos contra la RPDC, seguirá manteniendo el THAAD en su territorio y pagando a los norteamericanos un ‘canon’ millonario por su ‘estadía militar’ allí, mientras Corea Socialista, en la voz de su máximo dirigente, ha cancelado ejercicios nucleares y desactivado temporalmente su base de lanzamiento de misiles? .Es en verdad un diálogo de sordo.” (Corea: ¿Diálogo de Sordo?, 5 de mayo del 2018. www.alainet.org).

Poco más atrás en el tiempo, este mismo autor, que visitó la RPDC en agosto del pasado año y comprobó la férrea voluntad del gobierno y pueblo coreanos de seguir manteniendo el socialismo jucheano aunque la tierra se parta, analizó en una nota el cómo actuaría EE.UU. en cuanto a querer socavar en una guerra cultural y psicológica, con la ayuda de su ‘aliado’ surcoreano sujeto a presiones, la cultura colectivista y socialista de la RPDC. (“Caballos de Troya”, 20 de febrero del 2018, www.periodicodesdeboedo.com.ar)

Y bien. Lo previsible ocurrió. No habrá diálogo mientras la amenaza penda sobre la Corea Socialista.

Toda la prensa occidental capitalista hizo una gran alharaca sobre el Dialogo entre las dos Coreas y, fundamentalmente, sobre la ‘Reunión’ a efectuarse entre el Mariscal Kim Jong Un y el presidente Donald Trump en junio próximo. ¿Por qué tal vocinglería mediática sobre una reunión entre Kim Jong Un y Trump?. ¿ Que objetivos movieron a los amanuenses de la tinta y el papel al servicio del capital a darle tanta importancia a esta ‘reunión’, cuando hasta ayer vociferaban y calumniaban al Máximo Dirigente de la RPDC?. Según se dejó entrever, inundaron la agenda periodística tomando como argumento la ‘paz’ que sobrevendría al acercamiento intercoreano y a la reunión del Mariscal Kim Jong Un con el arlequinesco presidente del país del Norte de América. Pero otra era su intención. El objetivo no declarado y enmarcado en las orientaciones de los manuales de Guerra Psicológica era crear expectativas sobre un ‘diálogo’ y una ‘reunión’ que, de antemano, los EE.UU. y sus presionables aliados sudcoreanos no pensaban cumplir.

¿Por qué?. Porque nunca pensaron en dejar de seguir amenazando y agrediendo a la RPDC con las sanciones, los bloqueos, las infamias sobre violaciones a derechos humanos y, sobre todo, con el chantaje nuclear, llevado a cabo a través de ejercicios militares conjuntos entre los sudcoreanos y EE.UU.. Ejercicios que son el prolegómeno de una agresión nuclear y/ o convencional a la RPDC por parte de los democráticos amantes de una paz que, mientras se ratifica en apretones de manos, se ennegrece con una pistola en la cabeza del ‘adversario’.

Ejercicios aéreos, los mayores de su tipo efectuados jamás en el área, hoy llamados Max Thunder 2018, que fueron iniciados el 11 de mayo y durarán hasta el 25 de ese mes, son el ramo de ortigas que sudcorea y EE.UU. obsequian a la RPDC en el contexto del ‘diálogo’ entre las dos Coreas. Ejercicios en los cuales participan más de 100 aviones de todo tipo, inclusive los bombarderos estratégicos nucleares B-52, y los ultramodernos cazas tipo Stealth y F-22 Raptor, entre otros medios de combate aéreo y electrónico de última generación.

Los imperialistas y sus ‘aliados’ saben de la intransigencia de la RPDC ante los chantajes de cualquier tipo. Y se lanzaron a esta campaña de Guerra Psicológica para obtener dos cosas:

- Provocar- en vano- supuestas contradicciones entre la dirigencia de la RPDC en cuanto a querer o no la ‘paz’ y ‘reunificación’ a toda costa con los socios ‘asociados en sociedad’ como diría Nicolás Guillén, aun cuando en toda la RPDC se conocen desde siempre las deslealtades y falsedades de EE.UU. y sus compinches en la materia, que hoy emergen nuevamente.

- Hacer aparecer ante el mundo a la dirigencia de la RPDC, cuando se negare a aceptar las ‘condiciones’ del ‘policía malo y bueno’ en estas turbias maniobras, como la que rechaza el ‘diàlogo’ y la ‘reunión’ con unos y otros, respectivamente.

Esto es lo que ocurrió hoy justamente. Y ya lo advertimos antes.

Con la RPDC no se juega. Si se siguen poniendo en práctica los ejercicios militares conjuntos entre Corea del Sur y EE.UU., y no se retiran de la península las armas de destrucción masiva que los yanquis introdujeron allí hace más de 60 años, no habrá diálogo ni reunión, menos paz real. El tragicómico ‘candidato’ norteamericano al Premio Nóbel de la Paz y sus auspiciantes saben esto de antemano. Los norteamericanos no quieren ninguna paz con la RPDC, porque el clima de confrontación permanente justifica el mantenimiento de su panfernalia militar en la región, que amenaza a la RPDC, a Rusia, a China y a quien no comulgue con sus bastardos objetivos.

Que nadie se llame a engaño. No hay ni habrá posiciones ambiguas ni claudicantes ni en la dirección revolucionaria de la RPDC, su Ejército y su pueblo. Sus armas están guardadas y a mano, por si las moscas del basurero imperial intentan infectar la Corea Socialista de Kim Il Sung, Kim Jong Il y Kim Jong Un.

Solo los norteamericanos y sus ‘asociados en sociedad’ sudcoreanos son y serán los causantes del renovado retorno al clima de confrontación en la península y la región.