CONFERENCIA PAZ Y SOLIDARIDAD PARA SIRIA. Madrid, 29 y 30 de abril de 2017.

Intervención de Purificación González de la Blanca.

Muchas gracias por haberos animado a asistir a esta importante conferencia Paz y Solidaridad para Siria. Muchas gracias al Ayuntamiento de Madrid por facilitarnos las cosas.

Siria necesita una solución política que debe comenzar por el cese del bloqueo económico y comercial que viene padeciendo desde muchos años antes de esta guerra sucia (todas las guerras son sucias pero las que se hacen por medio de bandas armadas lo son aún más)

Hay una palabra en el título de esta mesa, que es “reconciliación”, que sinceramente no comparto para el caso de Siria (me refiero a esas conferencias internacionales en las que la contraparte del gobierno son los llamados “rebeldes moderados” del Frente Al-Nusra”). Aunque esto no lo cuentan los medios, en ese país hay un gobierno de coalición integrado principalmente por el PCS, PSS, P. Baaz y P. Nasserista, y hay distintas formulas de participación en la sociedad siria, que es muy participativa ¿Con quién tiene que reconciliarse Siria?

En Siria han experimentado EE.UU. y sus socios, (no digo ya la OTAN sino también Arabia Saudí, Qatar e Israel) una “guerra de cuarta generación”, consistente en atacar a los países desde dentro, desestabilizándolos y reventándolos por medio de bandas armadas dedicadas a cometer brutales asesinatos, atentados, destrucción de equipamientos, de infraestructuras, sabotajes y destrucción y saqueo irreparable de yacimientos arqueológicos, que son patrimonio de la humanidad (tablillas sumerias han sido vendidas por internet al precio de 250 €). Al Qaeda, Frente Al-Nusra o Jebel Al-Nusra, Estado Islámico o Daesh se dedican a eso. Pero es que además de introducir estas bandas EE.UU invade a los países con el pretexto de combatirlas…Son el enemigo perfecto. Es lo que han hecho, y no solo en Siria ¿Con quién ha de reconciliarse Siria?

En la bolsa de Alepo quedaron atrapados 14 oficiales de países de la OTAN y de sus aliados (que se sepa, pero parece que había más) ¿Qué hacían allí? Aún no han dado explicaciones.

En el escándalo de la cementera francesa Holcín-Lafargue y sus negocios con el Estado Islámico está implicada la OTAN, que financiaba la construcción de túneles, para cobijar a esas bandas armadas que combatían contra el ejército de la RAS. Según nuestra información, la OTAN desvió 250.000 millones de € para financiar al Estado Islámico. Aún no han dado explicaciones.

¿Con quién ha de reconciliarse Siria?

Pongamos un pequeño ejemplo: uno está en su casa y entran unos asesinos. Matan a parte de la familia, saquean la casa, queman mesas y puertas y destruyen lámparas y cuadros, y se llevan lo que queda. Denunciamos ante el juzgado y éste nos pide que nos reconciliemos con los asesinos. Es eso lo que estamos pidiendo a Siria. Que se reconcilie.

Y nosotros, desde esta conferencia, no pedimos mucho. Solo que se aplique y se respete el Derecho Internacional. La No Injerencia. Los Convenios de Ginebra de 1949. La Carta de Naciones Unidas…La ONU no ha de ser utilizada para avalar guerras, como se hizo en el caso de Libia.

Y si un país vulnera la Carta de Naciones Unidas tal vez haya que comenzar a pensar en su expulsión de la Comunidad Internacional, tras la que tanto se amparan algunos para cometer sus fechorías.

Siria es la civilización, un país multiconfesional en el que históricamente han convivido en armonía 16 religiones y hasta 83 corrientes religiosas. Siria es el panarabismo, y también nuestra cultura: el primer alfabeto, las primeras bibliotecas (sumerias, en tablillas de arcilla), la primera partitura musical…Muchas cosas de Siria son admirables, pero hay algo que a mí me fascina: su sentido de unidad. Esa permanente declaración de ser sirio: Soy maronita, soy sirio; soy sunni, soy sirio; soy caldeo, soy sirio; soy yazidi, soy sirio, soy circasiano, soy sirio, soy chií, soy sirio…

Estados Unidos no respeta el Derecho Internacional y ha ligado lo que entiende que será la recuperación del maltrecho dólar a una economía de guerra que va devorando un país tras otro: Afganistán, Iraq, Somalia, Libia, Sudán, Ucrania, Siria (¿)…Sin hablar de América Latina.

Siria estaba en el listado de EE.UU. –dado a conocer por el excomandante supremo de la OTAN Wensley Clark- sobre países a atacar inmediatamente después del 11-S: Tras Afganistán (al que han sumido en la Edad Media), Iraq, Libia, Líbano, Somalia, Yemen, Siria…e Irán como la guinda de la tarta.

Qué tiene Siria para ser tan codiciada

a) Siria es a cuna del panarabismo. Su desestabilización es una baza importante para Israel, siempre agazapado tras los acontecimientos.

b) Siria es la puerta de entrada a tres continentes.

c) Siria posee reservas de petróleo y de gas. Desde que fuera descubierto en 2003 un enorme yacimiento de gas, por una empresa noruega, que pasó la información a los Estados Unidos, apretaron la tenaza para hacerse con Siria.

d) En Tartús, Siria, se encuentra la única base militar que Rusia mantiene fuera de sus fronteras, por lo que atacar a Siria es también atacar a Rusia (Rusia es objetivo de estos provocadores que aspiran a una guerra mundial que reactive la economía capitalista en la que está entronizado el moribundo dólar) Hablamos de una única base militar rusa fuera de sus fronteras. EE.UU. tiene 1.000

e) Al mismo tiempo atacar a Siria es impedir la construcción del mega-gaseoducto Irán-Irak-Siria, que cuenta con inversión ruso-iraní e iba a exportar el gas a Europa, por lo que además de Siria y Rusia se verían afectados intereses de Irán. Por supuesto también se verían afectados los intereses de Europa.( Pero Europa lleva mucho tiempo ciega y sorda)

f) Y Siria es paso obligado para atacar a Irán.

El Imperio está en quiebra técnica y se ha lanzado en picado a devorar un listado de países, con el objetivo final puesto en Irán, Rusia y China.

Siria es el nuevo Stalingrado.

Por todo ello creo que estamos dando un paso muy importante hoy con esta conferencia PAZ Y SOLIDARIDAD PARA SIRIA, en la que nos hemos unido tantos colectivos y tantas personas que andábamos dispersos, para pedir el cese del bloqueo económico y comercial, el cese de hostilidades con Siria, la normalización de relaciones, y una serie de puntos que pasan, todos ellos, por el respeto escrupuloso al ordenamiento jurídico internacional, cuyo principio básico es la No Injerencia.

La humanidad tardó cuatro siglos en dotarse de un ordenamiento jurídico internacional – si situamos el origen del derecho internacional en el S. XVII, con los tratados de Westfalia (1.648)-, en proveerse de unas reglas que regularan las relaciones internacionales entre países. No puede permitir que haya unos estados que, al amparo de su poderío militar, desmonten en dos décadas lo que tantos años costó conseguir. El derecho ha de prevalecer ante cualquier agresión, venga de quien venga.