COMENTARIO SOBRE BATALLAS Y SUEÑOS DE UCHKU PEDRO DE MELACIO CASTRO MENDOZA

(Nelly Villanueva Figueroa)
El título del Poemario “Batallas y Sueños de Uchku Pedro” nos remite a un hecho histórico que tuvo como escenario el majestuoso Callejón de Huaylas: La Revolución Campesina de 1885. Melacio Castro, al igual que historiadores serios como Augusto Alva Herrera, considera revolución al movimiento que remeció los andes ancashinos, tanto por su duración y extensión, como por sus efectos en el contexto nacional y regional. La mayor trascendencia de esta revolución, está en el cambio de actitud que se produjo en las personas: Los de la ciudad empezaron a ver con respeto a los campesinos y aminoraron sus abusos. Los del campo crecieron en ciudadanía y hasta hoy, participan en política.
El poemario “Batallas y Sueños de Uchku Pedro fue publicado en 2016, por la Editorial Club Universitario de Alicante – España. Está estructurado en dos partes: La primera parte ofrece una panorámica de la situación de miseria y dominación vivida por los campesinos que los llevó a levantarse, bajo la conducción de Atusparia y Uchku Pedro, en busca de paz y justicia. La segunda parte es una loa a los demás personajes que hicieron posible, con su sacrificada participación, la gesta libertaria, cuyos detalles no recoge la historia oficial. Este es el punto fuerte de la obra y el aporte significativo de Melacio Castro, porque siempre hemos rendido homenaje a los líderes principales; pero nos hemos olvidado de otras figuras destacadas que regaron su sangre y ofrendaron sus vidas, enseñándonos el camino de la valorización andina y del reforzamiento de nuestra identidad.
El prólogo magistral de Oscar Colchado Lucio, nos introduce al significado de la obra: Un monu- mental canto épico, y también destaca la valía del autor: El Homero de los nuevos tiempos.
Los poemas están escritos en verso libre, salvo cinco sonetos con rima consonante y métrica de arte mayor. Pese a su cercanía a la prosa, la musicalidad no está ausente, como tampoco las figuras literarias que le dan calidad estética a los textos.
Notamos un cariño especial de Melacio Castro por Pedro Celestino Cochachin, llamado Uchku Pedro, por su actividad minera. Los primeros poemas nos hablan de la cosmovisión andina de los tres mundos y de la armonía y reciprocidad que existían, antes de la llegada de los españoles que iniciaron una época de sometimiento físico y moral con “su espada” y “con su cruz” . “Los arquitectos de la muerte” pisotean el espíritu de los indígenas, imponiéndoles su credo y sus costumbres. Uchku Pedro quiere forjar una “real, auténtica y maciza libertad”, ya que la del 28 de julio de 1821, no trajo ningún beneficio para su pueblo. Nos dice que “Mamá Hortulana” no fue la única que le impulsó a luchar con su palabra, sino también la trágica situación de sus hermanos de raza.
En estos fragmentos del poema “Poray” se aprecia la sicología graciosa y chispeante del hombre ancashino:
“Gusto daba, compañeros, oir declarar
a la común gente: “Uchku Pedro y los suyos
poray vienen, poray andan.”
Si los policías o los militares preguntaban
“¿cholo, dónde se esconden los uchkupedros?”.
“poray, señores”, respondían.

Era un placer escuchar a los nuestros declarar:
“Los uchkupedros, señorcitos, andan nomás
con sus propias piernas
poray, poray”.
En “Vecino Nuestro o Amigo Forastero, se habla de las exigencias de los funcionarios: regalos y hasta la honra de las muchachas:
… los funcionarios estatales
exigían, primero, les entregáramos
un regalito.
“Por ejemplo un borreguito, un cerdo,
un cabrito y algunas docenas de huevos
o de quesos frescos”,
sugerían.

Los más descarados, además de tomar
los “regalitos sugeridos”, exigían
la entrega de una joven muchacha.
El derecho de pernada era tan usual
como usual era la puesta del sol
en occidente.
“Lucía mi amor” es el poema que hace ver el alma tierna de Uchku Pedro para su esposa, pese a la fama que tenía de ser sanguinario y cruel. “Huaraz, lámpara encendida” es el poema que metafóricamente se refiere a Huaraz, “la patria en aquel momento”, por la que siempre el poeta “afinaría su guitarra”. Melacio Castro hace notar su conocimiento de la estrategia usada por los campesinos: Atacar desde los cuatro puntos cardinales.
“Batallas y Sueños de Uchku Pedro es un verdadero proyecto poético y social que el autor entrega al pueblo ancashino, asumiendo, la identidad del poeta popular Anacleto Méndez, el yo poético de la obra. En la segunda parte, como ya lo dijimos, los combatientes aparecen ensalzados. Cada poema de alabanza, va acompañado del testimonio de cada uno. Por estos poemas conocemos las formas de muerte de los héroes pero que “caminan entre nosotros” con sus afanes reivindicativos.
Podemos concluir diciendo que se trata de una gran obra, muy recomendable para ser incluida en el Plan Lector, tanto por su forma, como por su contenido. Creemos también en la inmortalidad de Pedro Celestino Cochachin, igual que Gioconda Belli (Poeta nicaragüense) cuando dice: “Fue como saber que tu tumba no existe, que andas por allí, apurado entre las calles mojadas trabajando sin morirte nunca”, pensamiento inserto al inicio, con mucho acierto. Pensando en la justa y necesaria revolución de 1885, vigente a 133 años de producida, decimos con firmeza, como César Vallejo: “¡Yo me adhiero!”.