CIEN AÑOS DE UN SUEÑO.

(Eduardo Gonzalez-Viana)
Me he pasado la vida soñando con el socialismo- me confiesa Diana al salir de un sueño. Y un sueño más tarde añade: -Ahora me doy cuenta de que ese sueño- el socialismo- es más verdad que nunca. Y yo creo que ella tiene razón. Lo digo porque, el 7 de noviembre de 1917, hace ahora cien años, la historia del hombre comenzó a tener un sentido. Los postulados de Carlos Marx pasaron de las manos y los sueños de un profeta a los corazones y a la acción de todos, y el hombre demostró que podía dirigir la historia. Cualquier acontecimiento posterior, la caída del muro de Berlín incluso, no desdice el hecho de que el socialismo es ahora una fuerza indispensable en la historia humana. Pruebas de ello son: 1) La construcción en Rusia de un poder popular que transformó una nación de mujiks en una potencia capaz de las mayores hazañas. 2) La destrucción del mayor peligro del género humano, Hitler, y el apagón del milenio maldito que anunciaban los nazis y los fascistas. Recordemos que en la Unión Soviética pagó con más de 20 millones de vidas la defensa de su soberanía y, más tarde, la destrucción del aparato militar alemán y la liberación de toda Europa. 3) China.- Impulsado por las ideas socialistas, el mayor país del mundo emprendió una larga marcha que lo haría levantarse por encima de las formas de la explotación y el saqueo a las que había estado sometido y convertir su economía en una de las primeras del planeta. 4) Cuba.- Nadie podría haber soñado lo que el socialismo ha sido capaz de hacer allí. El genocida embargo y la presencia de un enemigo superpoderoso no los arredró jamás, y cuando la propaganda del imperio se quejaba de tener tan cerca o que llamaban un satélite comunista, Fidel Castro pudo responder: “Si tanto se quejan de tener al lado un país comunista, pues que se muden de enfrente.” 5) La descolonización. –Según el dato estadístico, el 70 por ciento de la población del planeta se hallaba hasta la primera guerra sometida a la férula de las potencias europeas. La victoria de la Unión Soviética sobre el fascismo impulsó las guerras de liberación. Y, a partir de ese momento pudo decirse con entera verdad, “una gran humanidad ha dicho basta y se ha echado a caminar.” 6) La conquista del espacio.- El 12 de abril de 1961, un joven de apenas 1 m 57, nacido un koljós, hizo realidad los sueños de todos los niños de la tierra. Se llamaba Yuri Gagarin y fue el primer ser humano en observar la tierra desde el espacio y dar una completa vuelta alrededor de ella. 7) El fin del Apartheid.- El avance de los combatientes angolanos y los internacionalistas cubanos y la consecuente independencia de Namibia, así como la libertad de Nelson Mandela y la extensión de sus ideas por toda Sudáfrica marcarían el final del apartheid, el último vestigio de la esclavitud en las vastas extensiones del África. 8) La teología de la liberación. - El capitalismo angurriento se había pasado décadas haciendo creer que su bandera era la del cristianismo. Ya se sabe hoy, por boca de los teólogos y de los propios papas, que no hay más perverso materialismo que el de los dueños del mundo. Ser socialista, por el contrario, equivale hoy a levantar la cruz del martirio y las ideas del Maestro de Galilea. Y por eso, Diana Ávila, una mujer bonita que se ha pasado la vida entregando su corazón por esa esperanza me dijo esta tarde, desde su lecho de enferma, que el sueño del socialismo le dio sentido a todo lo que ha hecho y que no le teme la muerte porque el amor y la esperanza son más fuertes. Son como los sueños, eternos."