Ahed Tamimi: continuará detenida la joven palestina símbolo de la resistencia contra la ocupación israelí.

Fuente Agencia Paco Urondo.

Un tribunal militar israelí extendió la detención de la joven de 16 años. El juez militar Haim Balilty argumentó que aunque Ahed no constituye ningún peligro para Israel, "no está colaborando con la investigación.

La joven palestina de 16 años fue detenida luego de increpar y abofetear a dos soldados israelíes que estaban en el jardín de su casa en el pueblo de Nabi Saleh, al norte de Ramala. El video se hizo viral. En las redes piden su liberación. La joven, de nombre Ahed Tamimi y de procedencia palestina, resistió ante un soldado fuertemente armado “nada más que con su valor y su coraje”, comentó su padre.

Unos días más tarde, el martes 19 de diciembre, la joven palestina menor de edad fue detenida por el Ejército israelí tras un allanamiento de su propiedad en horas de la noche. Bassem Tamimi relató que su esposa, madre de Ahed, fue también arrestada cuando llegó a la cárcel para acompañarla en el interrogatorio, así como un primo de la familia de 21 años. Todos están detenidos en Israel, en violación de la ley internacional.

La reacción de Ahed se produjo debido a que media hora antes del allanamiento, un soldado le había disparado a un familiar en el rosto con una bala de acero recubierta de goma que le causó heridas graves y lo dejó en estado de coma, según narró su padre.

El arresto ha provocado protestas alrededor del mundo. Por su parte, las autoridades israelíes han intentado coaccionar la confesión de Ahed sin la participación de un abogado o su padre. Además, fue trasladada al menos tres veces a prisiones diferentes, sin haber sido acusada aún de cometer algún crimen.

"Ahed es una chica fuerte y valiente, y estoy orgulloso de la firmeza de mi hija, pero cuando la vi sentada en el Tribunal Militar israelí me sentí impotente y asustado por ella (...). Me duele mucho ver a mi hermosa hija encarcelada en un tribunal militar que ve y trata a los palestinos como menos que humanos", dijo su padre. Su nombre se hizo notorio cuando en 2010, teniendo tan solo 11 años, se enfrentó a los soldados israelíes con el puño en alto, reclamando conocer el paradero de su hermano detenido.

Hace cinco años, su tío, hermano de su madre, recibió un disparo en la espalda y fue asesinado por un soldado durante una manifestación contra el bombardeo israelí de Gaza. Dos años más tarde, en el aniversario de su muerte, su madre recibió un disparo en la pierna.

La red de Solidaridad con Prisioneros Palestinos Samidoun denunció que la detención de Ahed Tamimi es "la última de más de 450" realizadas por las "fuerzas de ocupación israelíes después de que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, reconociera a Jerusalén como la capital de Israel".

Los incidentes tuvieron lugar durante las protestas contra la declaración de Jerusalén como capital de Israel, hecha por Trump el 6 de diciembre. Desde entonces, una decena de palestinos han perdido la vida en choques con los soldados en Cisjordania y la Franja de Gaza.

Ahed explicó al juez militar que una hora antes del video en el que aparece golpeando a los dos soldados, estos dos soldados habían disparado contra un primo suyo, Muhammad Tamimi, una bala de goma que le impactó en el rostro. Muhammad se encuentra sedado en un hospital palestino.

"Vi a los mismos soldados que habían disparado contra mi primo y no pude contenerme", dijo Ahed al juez militar. En las imágenes se ve con claridad que Ahed es la que más golpea a los soldados mientras que estos en ningún momento responden a la agresión. En esos momentos los soldados estaban disparando desde el patio de la casa de Ahed contra jóvenes palestinos que les arrojaban piedras.

"La policía de fronteras se comportó con crueldad y violencia [al registrar nuestra casa]", ha recordado Bassem Tamimi, padre de Ahed, en referencia al momento de la detención de su hija. "Causaron daños materiales, confiscaron ordenadores, teléfonos móviles, cámaras y otros dispositivos electrónicos. Golpearon a los niños y les quitaron sus teléfonos por la fuerza".

A Ahed la han cambiado de prisión en varias ocasiones desde su detención. Según su abogada, la israelí Gabi Lasky, esto ocurre con frecuencia en Israel. Tampoco le han permitido cambiarse de ropa desde mediados de diciembre. "Lo hacen así para intentar romperle la moral", ha dicho su abogada.