7 de enero 1966. Caída en combate del Comandante Guillermo Lobatón.

(Ricardo Gadea Acosta)

GUILLERMO LOBATÓN
“ItomiPavá” (El hijo del Sol)

Guillermo Lobatón en París, en 1958,
estudiaba Filosofía en La Sorbona.

El 7 de enero de 1966, cayó con las armas en la mano, en el Gran Pajonal, el legendario guerrillero Guillermo Lobatón. Subsecretario General del MIR hasta el momento de su muerte, fue de los más destacados líderes de la generación revolucionaria de los años 60 en el Perú, con Luis de la Puente Uceda, Máximo Velando, Enrique Amaya, Paul Escobar, Rubén Tupayachi, Javier Heraud, Edgardo Tello, Juan Pablo Chang y tantos otros héroes que ofrendaron sus vidas en la lucha contra la oligarquía y el imperialismo.
Le rendimos emocionado homenaje a nuestro Comandante Guillermo por su trascendental ejemplo de consecuencia y de compromiso con el pueblo peruano y latinoamericano, al lado de los grandes precursores y guías del socialismo en nuestro Continente, Fidel Castro y Ernesto Che Guevara.
Guillermo Lobatón Milla nació en Lima, en el barrio de Breña, en 1926. Desde niño destacó como futbolista. En 1947 ingresó a la Universidad de San Marcos, dos años tarde se convierte en dirigente estudiantil. En 1952 fue organizador de la huelga de hambre de 15 estudiantes de San Marcos que se convierte en una de las más importantes protestas contra la dictadura de Odría. En enero del 53, es apresado con la acusación de que la huelga estudiantil era política. Permanece encarcelado un año y medio en el Sexto, la Penitenciaría y el Frontón.
En 1955, Guillermo es deportado a la Argentina y de allí viaja con una beca a la República Democrática Alemana (RDA), estudió filosofía en la universidad de Leipzig. Por la extrema rigidez ideológica imperante en la RDA, en 1957 se trasladó a París y siguió sus estudios de filosofía en La Sorbona. Trabajó recogiendo periódicos usados (ramassage) para costear sus estudios. En 1958 pronunció un notable discurso ante la tumba de César Vallejo, en el cementerio parisino de PéreLachaise, a nombre de los intelectuales latinoamericanos en Francia. En 1960 da a conocer su Manifiesto para la Revolución Peruana en donde analiza desde el punto de vista marxista las experiencias revolucionarias triunfantes en Asia y en América Latina. En 1961 regresa al Perú para participar en la lucha revolucionaria.
A fines del 61, Guillermo viajó a Cuba para conocer directamente las experiencias de la Sierra Maestra. Allí conoció a Luis de la Puente y otros dirigentes del MIR, y se incorporó como militante de base en esta organización, en julio del 62. En marzo de 1964, por sus notables méritos intelectuales y políticos, Guillermo fue elegido Subsecretario General del MIR.
Afroperuano por su padre, Guillermo Lobatón destacó en la izquierda peruana por su vasta cultura intelectual y artística, y por su notable formación teórica marxista. Hablaba 5 idiomas, era un voraz lector, escribía con profundidad y polemizaba con brillantez. Fue un organizador nato, se ganaba el afecto de sus compañeros por su espíritu de trabajo y su trato sencillo, alegre, optimista, lleno de fe en el socialismo y en el hombre nuevo.
En la dirección del MIR, Lobatón asumió la responsabilidad de organizar el frente guerrillero del Centro, a mediados del 64, junto con Máximo Velando, Pedro Pinillos, Froilán Herrera, HumbertoLezama y otros compañeros. El 9 de junio del 65, la Guerrilla “Túpac Amaru”, bajo su mando, da inicio al movimiento guerrillero, con la toma de la mina Santa Rosa, cuatro haciendas, dos puestos policiales y otras acciones. Asesta un duro golpe a las fuerzas policiales con la emboscada de Yahuarina, el 27 del mismo mes. Protagoniza durante 7 meses una heroica guerra de guerrillas, con una decena de duros enfrentamientos desde las alturas andinas hasta la región selvática, combatiendo frente a fuerzas militares inmensamente superiores en número de hombres y recursos.
Guillermo fue reconocido por el pueblo asháninka, que acogió a los guerrilleros, como uno de sus dioses, el Hijo del Sol, bajado a la tierra para hacer justicia. Muchos hombres y mujeres asháninkas se sumaron a la guerrilla y combatieron por sus objetivos revolucionarios. El nombre legendario del dios reencarnado en Guillermo era “ItomiPavá”.
Guillermo Lobatón, como los auténticos héroes y mártires revolucionarios, en realidad no ha muerto. Sigue vivo en el corazón y en la cosmogonía de los pueblos ancestrales del Perú.

Inicio de sesión