¡Viene Mel, jodido!

(Roberto Quesada)

Como siempre, ahora que se da una oportunidad de oro para retomar el rumbo de la lucha por una Constituyente, aparecen las voces disonantes, en su mayoría de pobre argumentación, en cuanto a lo que debe apostarse es a la autoconvocotaria, la insurrección popular y por allí por esa senda creen que está el camino para una refundación de Honduras.

No es cierto, después de tantas muertes, gases y palizas, hasta elementos demás ha habido si fuese cierto que el pueblo hondureño está preparado para un levantamiento popular. No, podrán seguirlo reprimiendo, subiéndole los precios a todo y les aseguro que pasaría un cuarto de siglo y se continuaría cabizbajo y sin reflejos.

En este lapsus Mel envejecería en el olvido del exilio, se caerían las estructuras de la resistencia, habría elecciones cada cuatro años por un partido único y la eternidad esperando pacientemente que finalmente el pueblo hondureño haga la insurrección. Para entonces ya no habrá ni sombra del país que por lo menos hoy tenemos, ya habrán acabado de saquearlo por completo y estos criminales se van con sus tesoros al exterior y nos dejan un país, para que vayamos a elecciones, como Haití, en donde no hay pesca, no hay flora ni fauna, el agua es de chocolate porque está llena de barro y las epidemias y el hambre están a la orden del día.

¿Es una Honduras así que queremos para finalmente realizar la autoconvocatoria, la insurrección?

No, no es ni debe de ser así, el pensamiento es algo que debe ir por delante de todo, no podemos quedarnos anquilosados pensando como el siglo y milenio pasado. El pensamiento es materia viva, por tanto constantemente renovable, no podemos actuar en circunstancias totalmente diferentes a las de hace 30 ó 50 años, de la misma forma. Seguir implementando esos métodos hoy, nos dará el mismo resultado fallido de ayer.

Si se ha electo al coordinador y subcoordinador, pues hay que tener confianza en ellos, tanto en sus experiencias políticas como el amor que tienen al pueblo hondureño. La política, la verdadera, se asemeja al arte, es un estira y encoge, un ceder para avanzar, estar de pie aquí pero viendo más allá. Antes que nada debe imperar el respeto a los derechos humanos, pero seguido de ello el retorno seguro del presidente Manuel Zelaya. Que es justo lo que el grupo fascista que tiene secuestrada nuestra Patria no quiere. ¿O es que por falta de pensamiento, de reflexión, le vamos a facilitar el trabajo a los fascistas?

Hay quienes llevados por la pasión, sin darse tiempo a la meditación, cuestionan la negociación arbitrada nada menos que por el Comandante Hugo Chávez, como si a éste se le diera atol con el dedo. Tanto Mel como Juan, como Gilberto, pese a su juventud, han demostrado que saben que con todo esto se juega el destino de la Patria. Debemos de buscar los mecanismos, que comienzan con estas pláticas en Caracas, para solidificar una base política que nos permita elecciones sin las ya resabidas costumbres de los politiqueros del patio. Esas condiciones hay que crearlas, hay que pelear por ellas, no esperar a que ellos nos la van a llevar acostados en la cama o hipnotizados en el chat.

Para ilustrar la desidia, casi crónica, que históricamente padecemos los hondureños/as. Un grupo del Depto. 19 –porque aquí habemos dos grupos, uno que tiene su base en Los Angeles y los otros con nuestra base en Nueva York y Washington– pues cacareó en fian, cuantas veces se lo permitieron, que el día del Paro Cívico habría un megaplantón, una megamanifestación frente al edificio de la ONU en Nueva York. Asistí llevado por la curiosidad periodística, y créanme, el tal Plantón lo realizaron tres personas: Olivia Flores y su esposo Bernard Cilich (polaco) y Hernán Borjas. Y los supuestos organizadores que pasaron llenando fian de dicha protesta, brillaron por su ausencia: el padre Rigoberto Avila no se le vio con sus miles de feligreses siguiéndole; Celso Castro no pudo convencer a los miles de su grupo afrodescendiente que supuestamente dirige; Xavier Avelar llegó tan tarde que lo único que hizo fue pedirle disculpas por la no realización del Plantón a Gerardo Torres, coordinador USA-Canadá; y a Teresa Gutierrez, mexico america que dirige una organización seria como lo es el International Action Center. A Chorompo Gutiérrez, alias Reynaldo Díaz, que llegaría en caravana con la organización M.E.N de Morristown, Nueva Jersey, no se le vio un cacho.

¿Quién puede creer, con esta negligencia, de que Honduras está preparada para insurrecciones y/o autoconvocatorias?

Y esto que aquí en Nueva York no gasean, no echan agua y mucho menos dan palos a quienes se manifiestan.

Y esto también ocurre dentro de Honduras, se convoca a paros, manifestaciones, etc., y muchas y muchos se quedan como “revolucos/as de chat”. Teóricos alérgicos a la praxis.

Debemos de apoyar al coordinador Manuel Zelaya, al subcoordinador Juan Barahona, a Gilberto Ríos representante de Los Necios, y a toda autoridad del Frente, que para eso fueron electos.

¡Resistimos y venceremos!

¡Viene Mel, jodido!