¡ESTADOS UNIDOS PONE AL MUNDO AL BORDE DE LA GUERRA NUCLEAR!

CENTRO DE ESTUDIOS DEMOCRACIA, INDEPENDENCIA Y SOBERANIA

CEDIS

Precisan algunos conocedores que, desde hace aproximadamente 70 años, la humanidad ubicada en la ‘’periferia’ del mundo, experimenta agresiones de diverso tipo, desde golpes genocidas, hasta intervenciones militares directas. Ejemplos, abundan en todos los continentes. En los últimos años, esa dinámica ha sido más recurrente y más peligrosa. Los grandes y acelerados avances tecnológicos en la industria bélica lo patentizan.

Si ubicamos ese proceso desde sus inicios, constatamos que el sistema que nos domina y ha encarrilado al mundo en su lógica de desarrollo, nació explotando a su propia gente, despojando a los campesinos de sus tierras a través de diversa modalidades generó así una masa de desocupados que se enroló en el bandolerismo, y constituyó el ‘’insumo’’ fundamental para la creación de valor, mano de obra barata para el desarrollo de la industria.

El proceso, no se limitó a los contornos geográficos de los países centrales del capitalismo. Se asentó también en el colonialismo. Inmensos imperios creados por Gran Bretaña, Francia, Bélgica, Holanda, España ocuparon gran parte de los espacios geográficos continentales. En este marco, se conceptuó como colonialismo no solo al total dominio político y avasallamiento económico de las metrópolis sobre los países colonizados y dependientes, también la más brutal explotación del pueblo trabajador y el saqueo de sus riquezas naturales. Todo esto afirmó el objetivo supremo, inherente al capitalismo: la máxima Ganancia.

Marx resumió este fenómeno: “el ’capitalismo -dijo- nació chorreando sangre por todos los poros’’. Pero, como lo indica la historia, en su desarrollo ulterior, la sangría no fue diferente. Y es que las bases estructurales no cambiaron. Los objetivos fueron los mismos: el culto al becerro de oro. El sistema fue modificando las formas de dominación. Al capitalismo básicamente comercial, le sucedió el industrial, al que se sumaron después las finanzas cuya fusión dio como resultado el capital financiero. Apareció el contorno más definido del imperialismo, Ingles primero, norteamericano después.

En el ínterin de esa dinámica, se crearon las condiciones para el surgimiento de una alternativa de desarrollo radicalmente distinta. Junto con el crecimiento de la ciencia y de la técnica, los procesos de concentración y centralización de la industria, el músculo del proletariado industrial se había fortalecido y puso pie en tierra con la Revolución de Octubre. El socialismo había nacido.

La primera guerra mundial, nos mostró una enorme carnicería generada por un nuevo reparto del mundo colonial; y en la segunda, el fascismo fue el ariete que funcionó como fuerza de choque de las potencias occidentales para acabar con el socialismo en Rusia. La URSS salvó sin embargo a la humanidad de las garras del fascismo al costo de más de 20 millones de muertos. Los EEUU y las potencias occidentales entraron a la contienda cuando la suerte del fascismo estaba decidida. La celebración del día de la victoria por parte del ejército y del pueblo ruso es una fecha emblemática que debe ser reconocida y recordada por la humanidad.

Los genes de la explotación y la violencia inherentes a la naturaleza del sistema continúan vigentes y se potencian con los nuevos fenómenos presenciados desde las últimas décadas del siglo XX y lo que va del siglo XXI. La revolución científico-técnica, ha generado cambios que han creado un nuevo contexto global. La producción dejó de ser local, las cadenas productivas, y la integración industrial se dan hoy a escala planetaria, se forman las mega corporaciones que concentran la gran mayoría de los activos. Instituciones e investigadores calificados afirman que el 1% de la población mundial poseen el 99% de los activos del mundo mientras el 99 % de la población mundial debe contentarse con el 1 % de los activos restantes.

El conocimiento y la tecnología han desplazado ingentes cantidades de mano de obra a nivel planetario. Si la fuerza de trabajo constituye la sustancia esencial en la creación del valor resulta comprensible el descenso de la tasa de ganancia corporativa. Por eso la nueva realidad exige en el capitalismo nuevas formas institucionales de gobierno mundial.

Es historia conocida que las élites del poder mundial diseñaron un plan para enfrentar la nueva mutación de su sistema. El “Consenso de Washington” en los años 80 del siglo pasado, contiene las líneas maestras para el saqueo y la subordinación del mundo a sus intereses: mistificación del mercado y satanización de las instituciones públicas, privatización de derechos humanos en servicios fundamentales como la educación, Salud, el agua, el despojo de tierras y recursos naturales de comunidades aborígenes, tratados de libre comercio, TPP; que subordinan las decisiones respecto a cualquier controversia a la decisión de tribunales internacionales, fuera de control.

Este plan resulta incompleto si no construye un gobierno mundial único a su mando. Y este es uno de sus objetivos estratégicos y de largo plazo. Su construcción tropieza, no obstante, con obstáculos que a la postre serán insalvables para aliviar sus contradicciones internas, que se agudizan mostrandosu senectud.

El Premio Nobel en economía, Paul Krugman, señalaba que las elites desprecian la idea de construir la política exterior alrededor de instituciones y el derecho internacional y de no usar la fuerza como más le convenga. Un prominente pensador cercano a la administración yanqui, Michael Leeden del American Enterprise Institute, declaró: “nosotros somos gente guerrera y amamos la guerra’…’’. Para estos señores, la guerra con Irak no fue más que un globo de ensayo, parte de un agenda preestablecida. Por eso John Bolton, funcionario importante del Departamento de Estado, dijo a funcionarios israelitas que después de Irak, los EEUU “lidiarían” con Siria, Irán y Corea del Norte.’’ (Paul Krugman: “El Gran Resquebrajamiento”. 2004).

No hay lugar a dudas que el genocidio y desmembramiento de los países del Medio Oriente es parte de una ‘‘hoja de ruta’’, que socava el derecho internacional. En ella se inscribe también el reciente ataque a Siria y los intentos de agredir a Corea del Norte. Recientemente el jefe del Comando Sur de la OTAN ha subrayado la intención de intervenir en América Latina. Los pasos prácticos para ello vienen desde hace tiempo. El incremento de las bases militares del ejército norteamericano y la OTAN en nuestras tierras constituyen testimonios irrefutables. También resulta claro que la satanización de Rusia y el gobierno de Putin tiene el propósito de justificar ante el mundo el establecimiento de bases militares rodeándola,

En verdad , se preparan para descargar un golpe demoledor preventivo que imposibilite al ‘’enemigo’’ toda capacidad de respuesta. Sería ingenuo pensar que cualquier otro país que defienda legítimamente sus intereses nacionales escapará a ese ‘’destino’’. El propósito es “lograr supremacía nuclear y tecnológica en el ámbito militar”. Para eso, continúan incrementando el ya inmenso presupuesto militar.

Intentar comprender el contexto que subyace, nos remite a considerar acontecimientos recientes de impacto mundial. La implosión del socialismo en la URSS es uno de ellos. La Revolución de Octubre abrió una época de transición sistémica. Su implosión fue un golpe muy fuerte para todas las fuerzas progresistas en el mundo; no obstante, no fue un cambio de rumbo en la historia, las señales que marcan su dirección siguen siendo las mismas. La aguas que apuntan al porvenir han abierto nuevas grietas inaugurando nuevos caminos de transito al socialismo.

Los canticos referidos al fin de la historia, solo nos muestran la miopía ideológica de la elite imperial. Hoy, Rusia renace del golpe y en relativamente poco tiempo se posiciona militarmente con adelantos tecnológicos que difícilmente podrán ser alcanzados y se convierte en jugador imprescindible en el ajedrez político internacional, China acompaña ese trajinar estableciendo una alianza estratégica en la que se incorpora Irán.

La confrontación, no obstante no solo es militar. Las relaciones económicas y comerciales de China y Rusia con el resto del mundo avanzan significativamente: en tanto que el programa neoliberal tuvo impacto negativo en el empleo y en sectores empresariales de países centrales incluido los EEUU. La crisis desatada en el 2008 a partir del reventón de las ‘’burbujas financieras’’, es ejemplo de ello. Todo parece indicar que las confrontaciones internas agudizan la crisis del sistema imperial.

En América Latina el triunfo de Lenin Moreno en Ecuador y la derrota de la reacción y del imperialismo en la OEA en sus intentos de agredir militarmente a Venezuela, confirman el avance del proceso emancipador latinoamericano.

Somos, no obstante, conscientes que subsisten los peligros que amenazan la paz en el mundo. Creemos que es preciso por ello redoblar nuestros esfuerzos por que se cumpla las leyes internacionales, por que se respete la independencia y la soberanía de nuestros pueblos a decidir su destino. Saludamos efusivamente al Presidente Maduro, a la Canciller Delcy Rodríguez y al pueblo venezolano por la firmeza y la valiente defensa de sus derechos y la auto determinación sin injerencia extranjera; y saludamos el reciente evento del ALBA que declara nuestras tierras como territorios de Paz. No queremos bases militares extranjeras en nuestras tierras, ni guerras en el mundo.

Hoy, el apoyo irrestricto a la causa de Venezuela, debe inscribirse firmemente en la bandera de los pueblos. Y a él, debe sumarse la defensa de la Nicaragua Sandinista amenazada hoy por una demencial iniciativa parlamentaria yanqui, la denominada “Nica-Act”

EN EL PERÚ, LA RECONSTRUCCION AFRONTA RETOS

Luego de los graves sucesos ocurridos en febrero y marzo que dejaran una dolorosa estela de muerte y destrucción; virtualmente han cesado las lluvias, las caídas de huaicos y el desborde de ríos; pero sobre los pueblos se abaten epidemias y retos de la reconstrucción que plantean interrogantes aún no despejadas. La ayuda internacional contribuye a nuestra recuperación, pero ella será real solo en la medida que los propios peruanos aporten creadora y laboriosamente a esa causa.

Pueblos y gobiernos hermanos, como la Venezuela Bolivariana, Ecuador, Bolivia, Chile, Nicaragua Sandinista y otros; han respondido solidariamente a nuestras urgencias. Pero la ayuda de Cuba ha sido particularmente meritoria. Un país bloqueado desde hace más de cinco décadas por el Imperio, mantiene enhiesta la bandera solidaria levantada por Fidel, y ella reverdece en forma de asistencia médica altamente calificada.

Como lo han subrayado incluso altos funcionarios del Gobierno –el Ministro de Defensa, por ejemplo- y lo han demandado las organizaciones sociales y los trabajadores; no se trata de reconstruir la miseria del pasado, aquella que dio lugar a los desastres que vivimos; sino de forjar un escenario nuevo en el que el pueblo pueda vivir sin riesgo. Un paso adelante ha sido por cierto la anunciada entrega de 12 mil casas prefabricadas en beneficio de los afectados por las calamidades recientes; pero ése, es un proyecto insuficiente.

Para avanzar se requiere restablecer la Planificación y restituir el vigor de la estructura del Estado, carcomido hoy por la mentalidad privatizadora del Neo Liberalismo, y por la corrupción.

Si queremos salir adelante, debemos enfrentar creadoramente los retos del subdesarrollo y la miseria Hay que entregar viviendas para todos –el gobierno de Venezuela entregó por ejemplo casi millón y medio de viviendas a su pueblo- pero además hay que proteger el cauce de los ríos, construir reservorios apropiados, crear un sistema adecuado de drenaje, de pistas y caminos, sustentar la economía de los más necesitados crear realmente puestos de trabajo y sacar del atraso y la miseria a millones de peruanos. Y eso, sólo será posible en un nuevo escenario nacional en el que sean definitivamente vencidas las mafias y derrotadas las fuerzas políticas que la sustentan.

El Fujimorismo no ha hecho sino pretender sacar provecho político de las necesidades de pueblo. Y el cogolllo alanista del Apra ha actuado del mismo modo. Las acciones de unos y otros han quedado en evidencia al tiempo que ha colapsado también la gestión edil de Castañeda Lossio -socio de la Mafia-. Pero las autoridades regionales -gobiernos y municipios- se han mostrado muy lejos de los requerimientos esenciales de la población; al tiempo que los Partidos Políticos -casi todos- han eludido sus deberes fundamentales. Incluso. Buena parte de la Izquierda Oficial ha mostrado más interés en convenir acuerdos para participar en los comicios locales del 2018, que en las urgencias de la ciudadanía envuelta en el caos y la desesperanza.

SACAR FUERZAS DE FLAQUEZA PARA SEGUIR ADELANTE

El país sabe, y sobre todo el pueblo es consciente, que la única salida es sacar fuerzas de flaqueza y seguir adelante en la lucha por la liberación nacional y social. Que lo que hay que hacer es trabajar en todos los planos -y también en el político- para unir a la ciudadanía, organizar a las masas, crear conciencia y sentimiento de clase y promover y alentar las luchas en todos los terrenos.

No es verdad que la “emergencia nacional” atenúe la capacidad de acción de los trabajadores y el pueblo. Al contrario, ella crea acicates para la movilización social. Expresiones de organización incluso espontánea y conciencia solidaria; han asomado en cada recodo del camino. Y han puesto en evidencia la capacidad de millones de hombres y mujeres, empeñados en hacer frente a las dificultades con energía y valor.

El heroísmo personal de Evangelina Chamorro -la modesta mujer de barro que dio muestras de fortaleza y de coraje en Lima- se ha reflejado en muchas otras acciones ejecutadas por trabajadores, campesinos, profesionales, bomberos, policías y soldados que en Tumbes,

Piura, Chiclayo, Trujillo y otras ciudades; se han jugado la vida en el empeño de aliviar los males de decenas de miles de peruanos a lo largo y ancho de la patria. Por cierto que aun continua la tarea emprendida, y que nuevas iniciativas habrán de cuajar en el tiempo; pero cuando se narre a las nuevas generaciones de peruanos las experiencias vividas en estos años, el heroísmo de nuestro pueblo y su inquebrantable voluntad de lucha brillara con luz propia.

DERROTAR LA CORRUPCIÓN Y DEFENDER A VENEZUELA, TAREAS DE HOY

Como parte del escenario peruano, la lucha contra la corrupción asoma con fuerza. Los recientes casos referidos al Callao y la decisión de algunas autoridades orientadas a abrir procesos de investigación en casos complejos; implica un camino que avance. La detención del Gobernador del Callao -estrechamente ligado a Alan García y al fujimorismo-; se ha sumado a la decisión de levantar secretos bancarios y conocer manejos financieros hasta hoy escondidos.

Es indispensable, en el contexto concreto, investigar a fondo y sancionar ejemplarmente a todos los funcionarios corruptos, cualquiera hubiese sido la función a su cargo. Nadie debe “tener corona”, y todos deben dar la cara para saber cuál fue el verdadero fruto de su gestión formal. Pero lo “peces más grandes” -Alan Garcia, Keiko Fujimori y Alejandro Toledo- no pueden gozar de impunidad.

13 congresistas Fujimoristas afrontan severas denuncias de corrupción. Casos como los de Alejandra Aramayo, Bienvenido Ramírez, Elard Melgar, Héctor Becerril, Kenyi Fujimori y otros; no pueden quedar impunes. A ellos hay que sumar los de congresistas apristas como Javier Velásquez Quesquén, vinculado a oscuros manejos mafiosos. Todos, merecen sanción.

El tema Odebrecht, las denuncias en torno a Lava Jato y otras similares; han puesto en evidencia el nivel de degradación del “modelo” neo liberal al que se aferra con uñas y dientes la clase dominante. Usando para ese efecto la prensa grande” ella busca descontaminar burdamente el sistema atribuyéndolo incluso a los trabajadores y a las fuerzas progresistas de la sociedad. Nada más falso. En todos los casos, han sido mecanismos de corrupción los que desde hace muchos años, y en muy distintos niveles de la sociedad, se han encumbrado a partir del accionar del capital financiero en nuestro continente.

Como se ha demostrado, incluso en el caso Odebrecht –el más cuestionado- nadie ha podido refutar la idea que él fue iniciativa de empresas surgidas y enriquecidas en los años de la dictadura castrense que controló la vida del Brasil entre los años 60 y 80 de siglo pasado.

Defender a la Venezuela Bolivariana es hoy una tarea de honor insoslayable. Y esto hay que reiterarlo hoy porque en algunos medios de la “izquierda peruana ha surgido una corriente ciertamente oportunista de corte electoral que regatea la solidaridad con la Patria de Bolívar aludiendo a una supuesta “dictadura” en ese país.

Quienes asumen ese papel hablan hoy de “democracia” y demandan la libertad de terroristas procesados por diversos crímenes, como Leopoldo López. A ellos hay que decirles que esta no es la hora de buscar posiciones intermedias, ni momento de acomodarse bajo las gotas de la lluvia para no mojarse. Es la hora de cerrar filas en torno a la causa de la Revolución Bolivariana, que peligra, en lugar de hacer concesiones estériles, y ceder cobardemente terreno al enemigo.

Por demás deplorable ha sido, en el tema, el comportamiento del gobierno peruano. PPK quebró la línea histórica de Torre Tagle -desde los tiempos de Porras Barnechea, el Canciller de la Dignidad- basada en la No Injerencia en Asuntos Internos de los Estados y en Libre Determinación de los Pueblos. Siguiendo, como un robot digitado, las consignas de Washington, el Mandatario peruano se alineó con la Casa Blanca y se sumó a la ofensiva contra Caracas. En esa misma línea, después, convalidó el ataque yanqui a Siria, el bombardeo a Afganistán y las amenazas constantes contra la República Democrática y Popular de Corea. Denigrante conducta del Jefe de Estado de un País Independiente y Soberano.

EL CENTENARIO DE OCTUBRE LEVANTA CONCIENCIA DE LOS PUEBLOS

En el Perú, el homenaje al Centenario de la Revolución Socialista de Octubre, está calando en la conciencia de nuestro pueblo. La esforzada actividad del Comité del Centenario y el apoyo que ha recibido de fuerzas avanzadas de la sociedad peruana y de colectivos sociales empeñados en la lucha por el socialismo; han levantado un creciente nivel de adhesiones. Hoy, Sindicatos, organizaciones sociales, academias estudiantiles, universidades y otros centros; despliegan iniciativas destinadas a celebrar este magno acontecimiento de la historia. Persistir en esa tarea es una acción que ennoblece a quienes la enarbolan En la base de la misma debe inscribirse siempre, y con letras grandes y de molde, la palabra UNIDAD, herramienta esencial para todas las victorias

Lima, 18 de abril del 2017.

El Colectivo de Dirección de CEDIS